"Nunca permitamos que se marchite la flor"

Nueva vida latía
en su interior.
 
Su juventud extrema
arropaba
su vientre,
en un caos de
angustias y secretos,
que rompían su
furtiva alegría.
 
Nunca,
"el todo" y  "la nada"
fueron tan efímeros.
 
No imaginaba
que esos latidos
durarían tan poco,
y que su risa
ingenua,
se apagaría
bruscamente,
convirtiéndose
en un juguete roto
en manos
de todos.
 
Los cánones
sociales
y familiares,
hicieron presa en ella
como garfios fríos
ausentes de piedad.
 
Y fue débil,
muy débil.
 
En su vida,
hubo un
"antes"
lleno de ilusiones
y un
"después"
atormentado.
 
Sus años,
se sumaron de pronto,
y su corazón
lleno de inocencia,
envejeció.
 
Solo sabía que ese ser,
(el que llevó consigo),
vivió en las tinieblas
y nunca tuvo
un amanecer.
 
Era una tierna flor
que simplemente
“todos”
dejaron marchitar...

julio 2018

  • 1
  • 4
  •  
  •  
Login to comment...
Yuneisy
9 months

Hermoso! Nunca dejemos que ese ser, el que llevamos todos carezca de amaneceres... nunca suicidemos nuestro otro yo para no marchitarnos en vida. Un abrazo en la distancia! :)

Ada Zoe
Ada Zoe
9 months

@Yuneisy: Lindas palabras amiga.
Otro abrazo a través del mar :)

Liked or faved by...

Angélica Yuneisy Heterónimo Ada Pardo
Email

Other works by Ada Zoe...