Vení, rómpeme este aliento de mariposa solitaria,
ayúdame a gritar el abecedario en un cielo morado,
píntame las esquinas vacías.
 
Vení que se me acaba el tiempo para danzar
en esta hora donde todo se desdibuja.
Caminá conmigo por encima del tiempo,
seamos uno sólo pero después de las cuatro.
 
Alucinemos que el mundo se abre para lamernos las heridas
mientras un trono de carne
y hueso
se vuelve indescifrable,
incorruptible.
 
Cómprame una habitación de humo
de nube,
de canto,
con un rincón oscuro para pudrirme.
 
Cógeme de la mano,
quebráme los huesos sobrevivientes.
Volemos hacia un cielo lleno de soles muertos
que cantan desenfrenados
victorias líquidas.
 
Rendite conmigo en esta hora donde todo punza.
salváme la miseria de sonrisa que quedó colgada
en algún pedazo de viento.

  • 0
  • 1
  •  
  •  
Login to comment...

Liked or faved by...

Ada Pardo
Email