Un jarrón hecho añicos en casa provocó un airado interrogatorio de mi Madre; como el hogar es habitado sólo por ella y por mí, era natural que todas las sospechas recayeran sobre mi nada inocente persona, pero por pánico e instinto de supervivencia negué mi culpabilidad. Aparentando quedar conforme Mamá me permitió seguir con mi vida, el remordimiento en mi conciencia me pareció tolerable de llevar para el resto de mis días. “Nada me han enseñado los años”, dice un poema-canción de mi homónimo José Alfredo; más tarde mi Madre me ofreció un seductor vaso de limonada helada, demasiado oportuno para éstos días de calor tan agobiante. En cuanto terminé de apurar la bebida me di cuenta de mi cándido error. Nunca le he podido mentir a Mamá, por cuestiones de principios en un breve porcentaje y sobre todo porque ella conoce una fórmula secreta del infalible “suero de la verdad”; si la patentara y vendiera, nos sacaría de pobres, pero nunca le ha interesado ser rica.
El suero surtió su efecto con la rapidez y eficacia tan comprobada en todos los años de mi existencia de mentiroso frustrado. Acepté mi culpabilidad y ahora debo pagar ese jarrón, que por cierto no debe ser muy caro, la marca suena bastante “chafa” (Ming).
Hasta ahí hubiera quedado el asunto si no fuese porque el efecto del malhadado suero persiste y presa de él, he sentido el impulso irrefrenable de tomar mi celular y asomarme al Facebook, es la primera vez que tomo ese brebaje desde que existen redes sociales; dice un refrán que “todo se conserva en alcohol, menos los secretos”, esto aplica con más fuerza para el brebaje de la verdad. Ahora estoy aquí, ante el estrado, en calidad de autómata y con la involuntaria decisión de confesarlo todo. Comencemos:
Desde hace un tiempo estoy perdidamente enamorado de Diestrack MzTsunami (La Diva del género ‘ulbano’), no hago más que pensar en ella y lanzar al aire mis desventurados suspiros, seducido por sus... encantos irresistibles. “El confesor me ha dicho que no ‘la’ quiera, que no ‘la’ quiera. Y yo le he dicho, Padre, si usted la viera... es tan bonita que sólo de mirarla las penas quita” (plagio descarado de una bella canción española). Por favor, si alguien de la audiencia sabe su dirección (creo que radica en Nueva ‘Yolk’), le suplico que me la proporcione, quiero llevarle serenatas a horas insultantes, acosarla al grado de merecer una orden de restricción que tuviera su firma (sería un gran tesoro) y enviarle todos los sonetos desesperado que le he escrito y que hasta ahora no he publicado.
Creo que soy el responsable del incendio en el bosque de Santa Fe, esa costumbre mía de convivir con la naturaleza y no apagar bien los cigarrillos...
Mi poema titulado “El amigo”, que tanto ha gustado, tiene mal colocado un acento rítmico en uno de sus endecasílabos y hasta ahora sólo mi amigo Poéticous lo notó.
Fumo tabaco para pipa traído de contrabando desde Singapur, por cierto de muy buena calidad, parece Cavendish auténtico, lo recomiendo mucho.
No pago todos mis impuestos.
Muchos me han preguntado sobre la Feminateca, ¿en realidad existe?, ¿qué es? Ahora mismo disiparé sus dudas...
Ahhh... ¡Por fin!... Creo que ya se ha diluido el efecto del famoso suero de la verdad. ¡Justo a tiempo! Antes de que se me ocurriera publicar éstas declaraciones que pienso borrar de inmediato... No quiero ni pensar en las consecuencias devastadoras que tendría tan funesto brebaje guardado celosamente entre los secretos de Mamá...


2019.
“¡Ya no vamo a hablá, vamo a hacé!” (Ahhhhhhhh, sonoro y delator suspiro...).

Un juego demasiado sencillo para aliviar un poco la conciencia agobiada de algunos remordimientos.

#Diestrack MzTsunami

  • 1
  • 1
  •  
  •  
Login to comment...

Liked or faved by...

Ada Pardo
Email

Other works by Alfredo Jiménez G....

Some poets followed by Alfredo Jiménez G....

Alekz Gonzalez Katia Marquez Ada Zoe Pablo Neruda Yeny Octavio Paz