(Para Ada Zoe)

Un hada bendecida oyó los cantos
que un bardo interpretaba en lontananza
sin más fervor, sin mayor esperanza
que liberar al viento sus quebrantos.
 
Estrofas de una vieja y rota lira
que al desamor, sin saberse escuchado,
cantaba con el burdo desenfado
de un alma solitaria que suspira.
 
El hada buena ante tales querellas
que el vate tan lejano componía,
segura que era real melancolía
le decidió mandar treinta doncellas.
 
Treinta musas de un singular serrallo,
tres veces diez, ninfas del gineceo,
treintena del amor y del deseo.
Una por casi cada día de mayo.
 
De orígenes diversos, delicada
la tez de cada una. Seductoras,
de múltiple manera encantadoras;
reunirlas no fue fácil para el hada.
 
Con las dificultades que esto entraña,
volverlas terrenales pero ondinas,
que fueran adecuadas y divinas,
juntas las envió todas desde España.
 
Porque preso en las leyes de este mundo
el poder de las hadas es humano,
para llegar hasta un país lejano
tuvieron que cruzar el mar profundo.
 
El barco hizo una pausa en las Canarias.
Buscando femeninos accesorios
se ataviaron de prendas, de abalorios,
sendos ajuares, baratijas varias.
 
Mas reanudada la ardua travesía
la mar que era serena, alegre y lenta
se volvió tempestuosa. Hubo tormenta
y la nave perdió su “recta vía”.
 
Pasaron las semanas sin noticias,
silencio que auguraba un mal presagio,
la dicha que zozobra en un naufragio
ya nunca se consuma ¡Pero albricias,
 
el buque maltratado llegó a puerto!
Las novias fatigadas pero audaces
mostraron fortaleza. Pertinaces
siguieron su camino que era incierto.
 
La tierra del poeta es una inmensa
canasta de prodigios naturales,
pero sufre de muchos tristes males:
A censura y garitas es propensa.
 
“−¡¿Treinta novias para un destinatario?!
¡Qué inmoral! ¡Esto es vicio! ¡Esto es pecado!
¡Nosotros no admitimos de este lado
un promiscuo desliz tan temerario!”
 
Las musas en maniobra muy discreta
buscaron otras rutas peligrosas
para llegar y poder ser esposas
del hombre que ya amaban, del poeta.
 
Un día feliz las novias peregrinas
burlando toda norma mojigata,
o estúpida objeción por lo insensata,
llegaron a su nido, clandestinas.
 
Y desde entonces el poeta vive
feliz con su treintena de ilusiones.
Y al hada buena de sus bendiciones
le dedica estas líneas que ahora escribe.

(2015)

Pretende ser una crónica versificada de los trabajos que pasó para llegar a mi una hermosa colección de treinta pipas que amablemente me obsequió mi admirada amiga Poeta Ada Zoe a quien agradezco con todo el corazón.

Novias, musas, doncellas, esposas, pipas.

  • 2
  • 5
  •  
  •  
Login to comment...
Ada Pardo
over 1 year

Me gusta mucho el peregrinar de esas treinta novias que al fin llegaron a su destino . Un fuerte abrazo cariños ala MA MI .

Alfredo Jiménez G.
Alfredo Jiménez G.
over 1 year

Muchas gracias querida amiga Ada Pardo. Esas Treinta Novias Peregrinas siempre serán mi alegría sin fin y una fuente inagotable de placeres.
Cada noche una de ellas me brinda sus encantos singulares.
Son treinta razones para NO sentirme sólo.
Dios te bendiga Ada Pardo, ser luminoso en mi existencia. Le daré tus amables saludos a mi Madre. :)

Ada Zoe
over 4 years

Imposible haber descrito una travesía más bella y seductora para las novias peregrinas.
Este hermoso poema les hace gala y las coloca en la cúspide de tu alegría.
Gracias.

Alfredo Jiménez G.
over 4 years

¡Mi amiga Ada Zoe, desde luego eres esa mágica hada bendecida de la que hablo en este poema!
No tienes idea de la dicha constante que me han prodigado las treinta novias peregrinas que me enviaste. Cada noche fumo en una distinta y me brinda horas de incomparable placer mientras escribo.

Una pipa no es solamente un "instrumento para fumar", es una compañera de vida, también una obra de arte. Fumar en pipa es todo un ritual que comienza desde la elección de la mezcla a degustar, preparar la carga, encenderla, disfrutarla por horas y limparla al concluir. Todo lo hago con mucho cariño en cada una de mis treinta novias cuando llega su día. Perdón la franqueza pero me has hecho sentir como un "sultán muy afortunado".
Además me recreo como no tienes idea en las páginas del bello libro que las acompaña.
Gracias Ada Zoe por la inmensa dicha imperecedera que has procurado a este bardo diletante. Dios te bendiga.

Ada Zoe
over 4 years

Las peripecias de " Las pipas pergrinas", es muy graciosa y singular, pero más importante aún es que le hayas dedicado un hermoso poema y que éste sea para mí.
Me siento congratulada y homenajeada sin límites.
Gracias poeta.

Alfredo Jiménez G.
about 5 years

¡Muchas gracias Poeta Yeny! Efectivamente la espera intensificó la emoción y la intriga. Sabía que algo bello se aproximaba a mi vida, pero no tenía idea que su llegada le daría tal dicha a mi existencia.
De corazón agradezco a todos su intervención y su espera compartida para que este suceso se consumara. Su intención de reavivar en mi la llama creativa será compensada muy pronto. En cuanto termine con una serie de trabajos profanos que la vida me ha impuesto. Un fuerte abrazo a cada uno.

Yeny
about 5 years

Ciertamente la colección no podría estar en mejores manos. Combinas el arte, la cultura y el deleite por ellas para valorarlas y mantenerlas en recaudo imperecedero. El tiempo, con su consecuente desasosiego burocrático, ya pasó, y en mi opinión hasta fue bueno para aumentar la intriga o la magia, que en ti siempre se traduce en POESÍA!!.
Nuestro mayor deseo ha sido devolverte la alegría y la inspiración. Con este poema sabemos que lo hemos conseguido. Y habrán más!. Cdo cierres los ojos y en tu ambiente sereno coincidas con Hemingway, Bach o Popeye...

Alfredo Jiménez G.
about 5 years

Estas son las treinta bellas musas, las treinta seductoras novias que una hada maravillosa me envió desde España. Las dificultades que pasaron para llegar a México y a mi cuidado quedan registradas en lo arriba escrito. No obstante todas las cuestiones burocráticas y objeciones reglamentarias, la colección ya está conmigo. Me alegra que siempre exista una salida "non sancta" para salvar obstáculos que funcionarios obtusos ponen en el camino.

Liked or faved by...

Ada Zoe Yeny Alicia Ros Ada Pardo J. Colom
Email

Other works by Alfredo Jiménez G....

Some poets followed by Alfredo Jiménez G....

Katia Marquez Yeny Gadhil Angélica Y. J. Hall Pablo Neruda