A una mujer que se rompió.

Detrás de una banca, En la que me hallaba sentado
atisbé con el rabillo del ojo una tragedia.
 
Un cuadro color del blanco yacía partido en el suelo, cubierto de olvido, infestado de dolor.
 
Lo tomé, ya sabiendo lo que era. Un dolor así solo lo expele una cosa.
 
La fotografía de un rostro, partida por un par de manos desilusionadas con  dos lagrimas en cada dedo.
 
La furia le cegó, una traición quizá se asomó.
 
Rompió una chica perdida en sus lagrimas la imagen de quien fuese digno de desvelo amoroso. Alguna vez, alguna extendida charla la encantó, quizá.
 
Cuando uno ve el fin, puede imaginar el inicio, pues no son diferentes, ambos igual de intensos, ambos iniciados de lagrimas, que saben diferente, pero son iguales. Como el nacimiento y la muerte.
 
Aquella foto narra muchos días, en cada filamento roto se desató un suceso del pasado, aquella chica, rompió la foto, rompió el tiempo, rompió con él y se rompió ella misma.
 
Ya es una chica rota.

No hay dolor más dulce que la ruptura, el destruirse constituye un valor humano que está olvidado en el romanticismo extremo.
La felicidad nos entristece al final.

  • 0
  • 3
  •  
  •  
Login per commentare...

Piaciuto o affrontato da...

Yuni Ada Pardo Eneate
Email

Altre opere di Rumennar Serdna....

Alcuni poeti seguiti da Rumennar Serdna....

Juana de Ibarbourou Jorge Luis Borges T. S. Eliot Tomás Segovia Alabama Selva Anónimo