Mi niña, mi pecosa, mi pequeña enojona,
Los destinos son inciertos, solo a medida que los transitamos se van iluminando poco a poco, y a medida que camino veo una imagen, una silueta que poco a poco se esclarece, logro ver sus rizos a la distancia, puedo ver que no es muy alta, seguramente lo que no tiene en altura lo tiene en carácter.
Se parece mucho a la persona que va a mi lado caminando ese sendero, la miro, la aprieto fuerte y apresuro el paso, sin exagerar, sin que note mi salvaje obsesión por saber quién es la silueta que veo a la distancia, siento ansiedad, desespero, pienso que sino me acerco a verla no podre seguir viviendo tranquilo.
Ya falta poco, pero ¿porque me obsesiona tanto esa silueta si a mi lado está la persona que amo?, el camino parece interminable, de repente ya la silueta no estaba sola, tenía a alguien a su lado, un compañero, un amigo, su enamorado o su amante tal vez.
Siento  que voy llegando por fin, siento celos, pero porque sentirlos si solo es una silueta, no es el amor de mi vida, ¿o sí?  No es como creía, ¿qué sucede? Siento que llego al lugar donde están las siluetas y luego se desplazan metros más adelantes,
acaso…
Te diré que ocurrió, me detuve, seguiste algunos pasos más adelante, preguntaste que ocurría. Te observe, mire tus ojos, tus hermosas pecas, tus rizos que se movían conforme al viento y descubrí que a veces el destino no es claro, no da indicios, pistas, pero solo quienes los recorremos descubrimos que nos depara.
Para ti


  • 0
  • 0
  •  
  •  
Login per commentare...
Email

Alcuni poeti seguiti da Cervantes21...

Nelson D Reyes Ana Abel Charlotte B. Williams Robert L. Martin Julio Cortázar