Hambre la madre tenía,
salió el hijo y robó un pan,
y la madre sonreía
al comerlo con afán.
 
   Breve fue su regocijo;
que entraba poco después
en una prisión el hijo,
y en ella se estuvo un mes.
 
   Cuando salió del encierro,
a su hogar se encaminó,
y halló a su paso un entierro;
pensó en su madre y lloró.
 
   Cerrada encontró la puerta
de su solitario hogar.
–¿Y su madre?– Era la muerta
que llevaban a enterrar.

  • 0
  • 3
  •  
  •  
Login to comment...
Alfredo Jiménez G.
about 2 years

Y la madre del burgués
señor de panadería
¿Quién diría, quién diría?
¡También se murió después!

Nota innecesaria: Una estrofa así equilibraría un poco las cosas en esta lucha de clases.

Liked or faved by...

Alfredo Jiménez G. Y. J. Hall Yx asdfz
Email

Other works by Bonifacio Byrne...