En la honda noche universal
que apenas contradicen los faroles
una racha perdida
ha ofendido las calles taciturnas
como presentimiento tembloroso
del amanecer horrible que ronda
los arrabales desmantelados del mundo.
Curioso de la sombra
y acobardado por la amenaza del alba
reviví la tremenda conjetura
de Schopenhauer y de Berkeley
que declara que el mundo
es una actividad de la mente,
un sueño de las almas,
sin base ni propósito ni volumen.
Y ya que las ideas
no son eternas como el mármol
sino inmortales como un bosque o un río,
la doctrina anterior
asumió otra forma en el alba
y la superstición de esa hora
cuando la luz como una enredadera
va a implicar las paredes de la sombra,
doblegó mi razón
y trazó el capricho siguiente:
Si están ajenas de sustancia las cosas
y si esta numerosa Buenos Aires
no es más que un sueño
que erigen en compartida magia las almas,
hay un instante
en que peligra desaforadamente su ser
y es el instante estremecido del alba,
cuando son pocos los que sueñan el mundo
y sólo algunos trasnochadores conservan,
cenicienta y apenas bosquejada,
la imagen de las calles
que definirán después con los otros.
¡Hora en que el sueño pertinaz de la vida
corre peligro de quebranto,
hora en que le sería fácil a Dios
matar del todo Su obra!
 
Pero de nuevo el mundo se ha salvado.
La luz discurre inventando sucios colores
y con algún remordimiento
de mi complicidad en el resurgimiento del día
solicito mi casa,
atónita y glacial en la luz blanca,
mientras un pájaro detiene el silencio
y la noche gastada
se ha quedado en los ojos de los ciegos.

Login to comment...
Ada Zoe
over 1 year

Pero de nuevo el mundo se ha salvado.
La luz discurre inventando sucios colores
y con algún remordimiento
de mi complicidad en el resurgimiento del día
solicito mi casa,
atónita y glacial en la luz blanca,
mientras un pájaro detiene el silencio
y la noche gastada
se ha quedado en los ojos de los ciegos.

Espectacular!!!

Alfredo Jiménez G.
about 3 years

Despierto y lúcido, Jorge Luis Borges ha presenciado la gestación del amanecer, lo mismo que esa tregua misteriosa que permite la continuidad del universo por otro día.

Notar la primera ráfaga de luz insolente agrediendo las sombras, le ha deparado una revelación. Sustentado en las meditaciones de Schopenhauer y Berkeley que fueron los verdaderos descubridores de "La Matrix" (o la "Teoría de la Simulación"), encuentra la hora en que la ilusión del mundo es más vulnerable, sería precisamente el alba, cuando muy pocos desvelados sustentan la mentira de la realidad.

Las calles y todas las cosas existente reposan y se refuerzan mientras los que las han de percibirlas en sueño colectivo se encuentran dispersos en su estado de latencia onírica.

Es en la aurora cuando el delicado velo dentro del cual padecemos nuestras "horas hábiles" se puede rasgar, dejando al descubierto la nada que hay detrás, como cuando se cae una escenografía y se acaba la función.

No faltará el sensato que pudiera replicar: "Yo he presenciado miles de amaneceres y no he notado nada extraño... y además Borges era invidente". Lamentamos contradecirlo, Borges era ciego, no "invidente" (no "veía para adentro"); pero no obstante su ceguera, podía mirar y entender mejor que muchos de nosotros, por su memoria, inteligencia y sensibilidad privilegiadas. Sus lecturas y profundas reflexiones nos han entregado el principio de un inquietante secreto...

Una vez más el mundo se ha salvado.

Liked or faved by...

Ada Zoe Y. J. Hall Ada Pardo Angie Tatiana Aranda Martínez Alfredo Jiménez G. Salvador Moran Camilo Guzmán Pablo TaciTurno Camila Jaimes María Mateus Guillermo Núñez . Sofia Arboleda Nadia Inés Jezovski The Book of Javi Amiel Silvana Daniel Martinez
Email

Other works by Jorge Luis Borges...

Some poets who follow Jorge Luis Borges...

Maria Laura sagredo kimberly huayllani Laura Gomez Lilith Ninki Juan Camilo Bello Álvarez Analisse Ketzaly Mitchell Cortes