En la infancia yo ejercí con fervor la adoración del tigre: no el tigre overo de los camalotes del Paraná y de la confusión amazónica, sino el tigre rayado, asiático, real, que sólo pueden afrontar los hombres de guerra, sobre un castillo encima de un elefante. Yo solía demorarme sin fin ante una de las jaulas en el Zoológico; yo apreciaba las vastas enciclopedias y los libros de historia natural, por el esplendor de sus tigres. (Todavía me acuerdo de esas figuras: yo que no puedo recordar sin error la frente o la sonrisa de una mujer.) Pasó la infancia, caducaron los tigres y su pasión, pero todavía están en mis sueños. En esa napa sumergida o caótica siguen prevaleciendo y así: Dormido, me distrae un sueño cualquiera y de pronto sé que es un sueño. Suelo pensar entonces: Éste es un sueño, una pura invención de mi voluntad, y ya que tengo un ilimitado poder, voy a causar un tigre. ¡Oh, incompetencia! Nunca mis sueños saben engendrar la apetecida fiera. Aparece el tigre, eso sí, pero disecado o endeble, o con impuras variaciones de forma, o de un tamaño inadmisible, o harto fugaz, o tirando a perro o a pájaro.


El hacedor (1960)

#EscritoresArgentinos #ElHacedor

  • 0
  • 2
  •  
  •  
Hacedor
Entrar para comentar...
Amparo Lucero
alrededor de 5 años

Quiero comprender en su plenitud este poema.¿Borges busca mostrar el paso del niño a hombre en este texto?,¿quiere retratar el como una persona puede cambiar tanto que olvida sus antiguos sueños?.Si me ayudaran seria genial

Preferido o celebrado por...

ginimar de letras Sabrina Villalva
Email

Otras obras de Jorge Luis Borges...

Algunos poetas que siguen a Jorge Luis Borges...

Luis Miramar Gloria Molinero Infame Pokepammon Luisfer Rodríguez Camila Arce