No será menos un enigma esta hoja
que la de Mis libros sagrados
ni aquellas otras que repiten
las bocas ignorantes,
creyéndolas de un hombre, no espejos
oscuros del Espíritu.
Yo que soy el Es, el Fue y el Será,
vuelvo a condescender al lenguaje,
que es tiempo sucesivo y emblema.
Quien juega con un niño juega con algo
cercano y misterioso;
yo quise jugar con Mis hijos.
Estuve entre ellos con asombro y ternura.
Por obra de una magia
nací curiosamente de un vientre.
Viví hechizado, encarcelado en un cuerpo
y en la humildad de un alma.
Conocí la memoria,
esa moneda que no es nunca la misma.
Conocí la esperanza y el temor,
esos dos rostros del incierto futuro.
Conocí la vigilia, el sueño, los sueños,
la ignorancia, la carne,
los torpes laberintos de la razón,
la amistad de los hombres,
la misteriosa devoción de los perros.
Fui amado, comprendido, alabado y pendí de una cruz.
Bebí la copa hasta las heces.
Vi por Mis ojos lo que nunca había visto:
la noche y sus estrellas.
Conocí lo pulido, lo arenoso, lo desparejo, lo áspero,
el sabor de la miel y de la manzana,
el agua en la garganta de la sed,
el peso de un metal en la palma,
la voz humana, el rumor de unos pasos sobre la hierba,
el olor de la lluvia en Galilea,
el alto grito de los pájaros.
Conocí también la amargura.
He encomendado esta escritura a un hombre cualquiera;
no será nunca lo que quiero decir,
no dejará de ser su reflejo.
Desde Mi eternidad caen estos signos.
Que otro, no el que es ahora su amanuense, escriba el poema.
Mañana seré un tigre entre los tigres
y predicaré Mi ley a su selva,
o un gran árbol en Asia.
A veces pienso con nostalgia
en el olor de esa carpintería.

Elogio de la sombra (1969)

#EscritoresArgentinos

  • 2
  • 2
  •  
  •  
Entrar para comentar...
Alfredo Jiménez G.
casi 3 años

Apenas mencionado por Tácito en sus textos, lo llamó "Chrestus". No tuvo mayor cuidado de que se guardaran muchos detalles de su presencia en la Tierra, salvo una serie de testimonios escritos por varios de sus discípulos que eran iletrados y recibieron asesoría metafísica. Tenemos noticia de que escribió de propia mano por lo menos tres mensajes: Uno sobre la arenilla del suelo que borró enseguida y nadie leyó; los otros se conservan y llevan por título "El Padre Nuestro" y "El Sermón de la Montaña". Predicó en un área del Medio Oriente que en ese tiempo no era muy cosmopolita y sólo se distinguía por la belicosidad de los habitantes, rebeldes a Roma. Fue condenado al patíbulo por un funcionario menor, el procurador de Cesarea quien no soportó la presión del Sanedrín.

Hay escritores que de verdad son inspirados, no se puede negar que Jorge Luis Borges es uno de ellos. El origen de la inspiración siempre es recóndito, y estamos hoy ante una clara muestra de la escritura de un Poeta Profeta. Aunque este extraordinario autor no estaría del todo complacido de que se le catalogara entre los del canon, los deuterocanónicos o los apócrifos (fue lúcido lector de todos ellos).

Tomando como punto de partida un emotivo pasaje del más literario de los Evangelios, Borges nos ofrece un revelador poema escrito en primera persona, donde habla Quien vino a contemplar su obra y a ser uno más entre nosotros. No contradice ni aporta nada nuevo a las Escrituras, pero si nos ofrece una valiosa reflexión: ¿Aquel que se hizo carne entre los hombres habrá retornado después en "tigre" o en "árbol" para redimir al resto de su creación?... ¿Estará aún en este mundo completando su obra, ubicuo y presente en un lugar y forma específicos para "mirar desde aquí las estrellas"?

Si no debemos olvidar "que Saúl también es uno de los Profetas" ¿Por qué no Borges también? A fin de cuentas cada vez que tomaba la pluma, nos prodigaba un claro asomo de trascendencia.

Salvador Herrera
Salvador Herrera
alrededor de 1 año

@Alfredo: Señor pero que palabras.Cada que leo algún poema o cuento de por aquí lo siguente que hago es buscar el respectivo comentario suyo

Salvador Herrera
Salvador Herrera
alrededor de 1 año

Pues nunca falta en las obras de los maestros de letras más reconocidos. Le aseguro que usted también es uno de ellos pues aprendo siempre de sus comentarios. Espero durante mi andar por este poemario público seguir encontrándome con sus admirables palabras

Alfredo Jiménez G.
Alfredo Jiménez G.
alrededor de 1 año

@Salvador: Muchas gracias por sus amables palabras estimado amigo Salvador Herrera. Actualmente, por motivos de trabajo, no me ha sido posible seguir comentando los poemas de este luminoso blog, pero espero reanudad tan emocionante labor en breve. Comentarios tan luminosos como los suyos son un estímulo para retornar a mi añorada mesa de redacción.
Le envío un cordial saludo.

iain
más de 6 años

prodigas lineas,prodigo tu esfuerzo por crear este blog. gracias

Preferido o celebrado por...

Alfredo Jiménez G. Camila Jaimes Salvador Herrera
Email

Otras obras de Jorge Luis Borges...

Algunos poetas que siguen a Jorge Luis Borges...

Analisse Ketzaly Mitchell Cortes Lluvia Rocio Cabello Geraldine Sánchez Naty Paola José Joaquín Hidalgo