De aquel hidalgo de cetrina y seca
tez y de heroico afán se conjetura
que, en víspera perpetua de aventura,
no salió nunca de su biblioteca.
 
La crónica puntual que sus empeños
narra y sus tragicómicos desplantes
fue soñada por él, no por Cervantes,
y no es más que una crónica de sueños.
 
Tal es también mi suerte. Sé que hay algo
inmortal y esencial que he sepultado
en esa biblioteca del pasado
en que leí la historia del hidalgo.
 
Las lentas hojas vuelve un niño y grave
sueña con vagas cosas que no sabe.

  • 0
  • 1
  •  
  •  
S'identifier Commentaires...

Préféré par...

Angélica
Email

Autres oeuvres par Jorge Luis Borges...

Quelques poètes qui suivent Jorge Luis Borges...

Raquel Cano Cardona Gonzalo Talavera Forlin Val Angel Romero Berto Fox Enrique Frías