Con lento amor miraba los dispersos
Colores de la tarde. Le placía
Perderse en la compleja melodía
O en la curiosa vida de los versos.
No el rojo elemental sino los grises
Hilaron su destino delicado,
Hecho a discriminar y ejercitado
En la vacilación y en los matices.
Sin atreverse a hollar este perplejo
Laberinto, atisbaba desde afuera
Las formas, el tumulto y la carrera,
Como aquella otra dama del espejo.
Dioses que moran más allá del ruego
La abandonaron a ese tigre, el Fuego.

  • 0
  • 1
  •  
  •  
Hacedor
Login per commentare...
Marina Carriba Rossello
circa 1 anno

maravilloso

Piaciuto o affrontato da...

Ada Pardo
Email

Altre opere di Jorge Luis Borges...

Alcuni poeti che seguono Jorge Luis Borges...

Aldair Acevedo Maribell Pina Griego Cesar Cámara Víctor Hugo Patiño Alejandro Sagastume Arce .