Con lento amor miraba los dispersos
Colores de la tarde. Le placía
Perderse en la compleja melodía
O en la curiosa vida de los versos.
No el rojo elemental sino los grises
Hilaron su destino delicado,
Hecho a discriminar y ejercitado
En la vacilación y en los matices.
Sin atreverse a hollar este perplejo
Laberinto, atisbaba desde afuera
Las formas, el tumulto y la carrera,
Como aquella otra dama del espejo.
Dioses que moran más allá del ruego
La abandonaron a ese tigre, el Fuego.

  • 0
  • 1
  •  
  •  
Hacedor
Entrar para comentar...
Marina Carriba Rossello
casi 2 años

maravilloso

Preferido o celebrado por...

Ada Pardo
Email

Otras obras de Jorge Luis Borges...

Algunos poetas que siguen a Jorge Luis Borges...

Amy Loretta Fowler Rin Kv Javi Olaviaga Wulff Laertes Laurnaga Camila Andreone Shane Spielrein