Vuelvo a resbalar al olvido.
Recaigo en ropajes de falsos ángeles,
bañados en barro y hormigón,
con sangre bajo las uñas,
con ceniza en cada párpado.
Por otras vías que las manos
y los ojos y las mieles,
se aprende a vivir con los pies fríos
si se desarman todos los puentes de mis reinos.
Y son las palabras que no dije
las que me hunden los labios
y pasean por tu tersa garganta,
despertándome encerrada en tus guantes,
con la saliva llena de lana.
Es mi historia la que pesa,
la que tajea mi cuerpo,
la que anhela tus manos en las mías
sin pies fríos, sin guantes mojados.
Pero el tiempo ya no tiene tiempo
para llegadas tardías.
Es por eso, que al convertirme en arena,
te deseo mi recuerdo
cada vez que te tragues tus lágrimas.

  • 0
  • 0
  •  
  •  
Entrar para comentar...
Email

Otras obras de Catalina Joao...

Algunos poetas seguidos por Catalina Joao...

Cajita Aterciopelada Maria Juana Julio Cortázar Y. J. Hall Eduardo Galeano Jorge Luis Borges