Capaz el problema fue creerte tanto.
Disolverme en tu perfume,
dibujar atontada tu sonrisa
mientras contaba las luces pasar,
perderme en esa mirada
que se enfocaba, siempre, en otro lugar
cada vez que la buscaba
o la besaba.
Ocultando tras el parabrisas
besos iluminados solo por el semáforo en rojo,
espiando que no sea momento de acelerar.
Ahí fue cuando te empecé a soñar,
te vi aparecer en las caras de las multitudes,
también pude ver cuando te vas.
Cayendo, dando vueltas,
enamorándome de las ilusiones, de la imagen,
que mis pensamientos armaban de vos.
Tratando de darle sentido a este rompecabezas
del que no eras pieza
ni color.
Hoy te sigo soñando, preguntándote,
¿Qué pensabas en el instante que me desvestías?
¿Hiciste alguna vez fuerza para recordar mi voz?
Desesperada por una respuesta que me dé solo un poco de calor.
Vacía por alguien que nunca me llenó.
En busca de nuevos matices, mi silueta de tiza borraste
sin empolvar ni un rincón del lugar.
Te aseguro, me lo esperaba,
pero me marcaste tanto que te hice verso;
entre todo lo que debería decir
me gustaría que mis labios, moldeados por tu boca,
solo esbozaran un tímido
no te vayas ahora.

  • 1
  • 6
  •  
  •  
Genarosky 57 Louiser Nandes Franco Caputo Juan Ignacio Martín Mont Josue Giovanni
Login to comment...
Email

Other works by Catalina Joao...