Hoy me caí de cuatro terrazas.
Arrastré conmigo las macetas de los vecinos,
los botones del ascensor,
y, aplastada por el peso
de todos mi secretos,
el asfalto me susurro al oído
que ya se cansó de atajarme
cuatro veces por día.
Si no ves mi cara
en las fotos familiares,
es porque la muerte
se adelantó mil años,
confundiendo mis formas
con todos mis padres,
esos que no me atrapan.
Te llevaste la ausencia equivocada.
Apareciste e interrogaste,
me cambiaste el nombre
cada vez que los pies me hundían,
cada vez que el corazón se me empiedraba.
Nada frena el desarme cotidiano
de las terrazas en mi sombra,
de mi falta en las fotos,
de mis necias respuestas.
Capaz la muerte no se confundía tanto,
pero cuando el asfalto no me ataje,
ahí si te vas a acordar mi nombre.

  • 0
  • 0
  •  
  •  
Entrar para comentar...
Email

Otras obras de Catalina Joao...

Algunos poetas seguidos por Catalina Joao...

valen cava Maria Juana Octavio Paz Cajita Aterciopelada Jorge Luis Borges Eduardo Galeano