Cargando...

Momento

Sol en el agua de la orilla...
                               Pasa
una gaviota:
            Hemos venido al mar.
Y la recién casada está contenta;
su dicha tiene la simplicidad
del paisaje (Azul, azul, azul...
Y el horizonte cerca...)
                        Siento envidia
de sus zapatos blancos; de su chal
de batista, de sus dientes que brillan...
Se lo he dicho; y se ríe con el mar...
No creen que es posible que yo envidie
algo: He quedado un rato pensativa;
arriba brilla un cielo de metal.
Alguien nos dice adiós con el pañuelo
desde un barco...
                  Sol en el agua y paz.
(Y este deseo mío tan extraño
de irme en todos los barcos que se van.)
La recién casadita hace caminos
de arena: ¡Sus caminos durarán
acaso más que mi sabiduría!
Y ella tiene el amor... ¡Todo el amor!
en el hoyuelo que la risa forma
en su mejilla...
                Yo tengo el Silencio.
—Y el barco que se aleja...—                                                            
                                      Tengo más.
Otras obras de Dulce María Loynaz ...



Top