Cargando...
Salí de ti hacia la madrugada. Sentí frío porque aún tenía en la carne el calor de tu vida.
Salí de ti. El cielo era tan grande, que tuve que cerrar los ojos... Luego empezó a dolerme la raíz de las alas.
Preferido o celebrado por...
Otras obras de Dulce María Loynaz ...



Top