El amor te convierte en rosal
y en el pecho te nace
esa espina robusta como un clavo
donde el demonio cuelga su uniforme.
 
Al tocar lo que amas te quemas los dedos,
y sigues, sigues, sigues hasta abrasarte todo;
después,
             ya en pie de nuevo,
tu cuerpo es otra cosa,
...es la estatua de un héroe muerto en algo,
al que no se le ven las cicatrices.

  • 0
  • 1
  •  
  •  
Entrar para comentar...

Preferido o celebrado por...

Ada Pardo
Email

Otras obras de Gloria Fuertes...

Algunos poetas que siguen a Gloria Fuertes...

David Marín mariana lema María Inés Navarro Hernández Adde Luna Martha Sánchez Pokepammon