¡Qué barullo en la herida!...
¡Qué suerte si esto que siento fuera sed
y se me quitara bebiendo un vaso de agua!
Es entonces cuando llueve tristeza
para ahogar en mi boca
la palabra imposible.
Intento gritar,
y sólo consigo un cobarde silencio.
 
Una tarde al llegar a casa
me encontré con la sorpresa de quererte,
fue una bomba en mis manos.
 
Y yo, por si te hiere,
esperando a que explote estando sola
aunque me parta el pecho la locura.

  • 1
  • 1
  •  
  •  
S'identifier Commentaires...

Préféré par...

Ada Pardo Judith Coru
Email

Autres oeuvres par Gloria Fuertes...

Quelques poètes qui suivent Gloria Fuertes...

Verónica María Inés Navarro Hernández Carolina Carolina Aquino Amarat Silvia de la Selva