o entra con:    ¿Olvidaste tu contraseña? | Únete
o entra con:
Luis de gongora

Luis de Góngora

A una rosa

Ayer naciste, y morirás mañana.
Para tan breve ser, ¿quién te dio vida?
¿Para vivir tan poco estás lucida?
Y, ¿para no ser nada estás lozana?

Si te engañó tu hermosura vana,
bien presto la verás desvanecida,
porque en tu hermosura está escondida
la ocasión de morir muerte temprana.

Cuando te corte la robusta mano,
ley de la agricultura permitida,
grosero aliento acabará tu suerte.

No salgas, que te aguarda algún tirano;
dilata tu nacer para tu vida,
que anticipas tu ser para tu muerte.

3
Escribe un comentario...
Publicar
Received 979184332198473
Un contemporáneo de Luis de Góngora, Baltasar Gracián y Morales dijo muy bien "Lo bueno, si breve, dos veces bueno". Aún nos asombra la efímera belleza de la rosa que sustenta su permanencia en la multiplicación de sus fugaces ejemplares y en versos tan perennes como los que ahora leemos de Góngora.

Según Milton "La rosa produce color y no lo ve". Acaso sus encantos son una trampa seductora para que la echemos en falta una vez consumada su brevísima vida.

Se trata de una flor vanidosa. Tenemos noticia de un bello ejemplar que trastornó la tranquilidad de un Principito que habitaba cierto asteroide y causo su drama conmovedor.

Hace bien el Poeta don Luis de Góngora en brindar su sabio consejo a la rosa, demorar su nacimiento prolongaría su existencia. En estado latente, con toda su belleza potencial, explotará algún día, con todos sus encantos, sólo para morir.
hace 3 meses
2
Responder