Te necesito más que la vida.
Oh hermosa niña,
trágame con
esos ensangrentados labios,
¿por qué no tomarme en  esa tumba
que cuelga de los mismos?
Enarca mi carne sobre tus cejas
anda, sé mi infierno,
sé mi muerte para que no sienta tu desdén.
 
Sé el preludio de una terrible agonía,
embriágame con tu alma eolia,
haz que de pasión desfallezca,
pero permíteme disfrutar del éxtasis
que provocan los desconocidos paraísos.
 
¿Acaso trenzaré con delgadas hojas
de  oro pardo, regalo del soberano,
coronas que exalten
las blancas mantas,
de lluvia empapadas,
de lluvia y apacibles vientos surcadas,
para que  revolotees con soltura
en lo amplio de un virginal valle,
con flores de primaverales matices cubierto?
 
 
Hermosos pececillos anaranjados
juguetearán
con tus pies marmóreos,
mientras que el agua clara golpea
las erosionadas piedras
sobre las que tu cuerpo yace.
 
Un picaflor nacarado
se posará con ternura en
el borde de tu boca,
y susurrará con acallada tristeza,
cómplice de mi delirio:
¡ámalo!

  • 1
  • 2
  •  
  •  
Login to comment...
Anthony Carmine
about 1 month

muy bien Orlando tienes una mente maestra

Liked or faved by...

Horacio C. Anthony Carmine
Email

Other works by Gregorio H....

Some poets followed by Gregorio H....

Salvador Díaz Pérez Victor Hugo