A Mario Benedetti, el amigo que le sobrevive en Montevideo, le dijo un día: