Deja que tu imaginación fluya
y del mal que viene a tu mente no huyas
pues la imaginación es como una canción,
solo quiere causar una simple sensación.
 
Por eso, deja que tu imaginación cree lo que le plazca
si quieres dejar que una nueva idea nazca
pues en esto está el placer de imaginar;
no tengas miedo a lo que puedan opinar.
 
Haz que revienten esas locas ideas
las cuales siempre provocan que en Dios creas.
Déjalas volar, pues son tan dulces como el soñar.
Transpórtate a un mundo nuevo que solo tú puedes gobernar.
 
Siéntente libre de imaginar,
pues solo con la imaginación puedes progresar.
Envuélvete en tu mundo – a veces gris, a veces de colores –
pero nunca olvides que el imaginar está libre de errores.

Este fue el primer poema que escribí. En él quise reflejar el poder de la imaginación. No hay ningún tipo de imaginación erronea, eres libre de crear tu propia dimensión donde todo sea conforme a tu voluntad; ser como un dios, darle vida a tu universo, llevar a cabo tu propio génesis.

Por otra parte, la imaginación, para mí, es un elemento muy importante para crear poemas. De ahí surgen las ideas y rimas más simples y sutiles.

Finalmente, solo deja que tu imaginación fluya, construye tu propia dimensión y permite que ella cree lo que le plazca.

  • 0
  • 0
  •  
  •  
Login to comment...
Email