Cargando...

De tanto amar

Virgencita del cielo,
mira cómo tengo el alma;
por que busco consuelo
dame un poco de calma.
 
Tu sabrás que mi vida
ya no entiende de razones;
Virgencita del cielo,
ya no tengo ilusiones.
 
De tanto amar, la luz del sol
se me ha perdido;
de tanto mar, la luna de mis noches
se ha escondido.
 
Virgencita del cielo,
yo también soy hijo tuyo,
dame ya tu consuelo
hoy que sufro en el mundo.
Preferido o celebrado por...
Otras obras de José Alfredo Jiménez ...



Top