Mira, no pido mucho,
solamente tu mano, tenerla
como un sapito que duerme así contento.
Necesito esa puerta que me dabas
para entrar a tu mundo, ese trocito
de azúcar verde, de redondo alegre.
¿No me prestás tu mano en esta noche
de fìn de año de lechuzas roncas?
No puedes, por razones técnicas.
Entonces la tramo en el aire, urdiendo cada dedo,
el durazno sedoso de la palma
y el dorso, ese país de azules árboles.
Así la tomo y la sostengo,
como si de ello dependiera
muchísimo del mundo,
la sucesión de las cuatro estaciones,
el canto de los gallos, el amor de los hombres.

Entrar para comentar...
Graciela Aletti
más de 3 años

Bellísimo poema regalo de año nuevo

Preferido o celebrado por...

Héctor Flores M.A.A.L. Y. J. Hall Mari Céspedes Ada Pardo Jack María Antonia Roxana De Franco Nicolás Novoctavo Samuel Montoya Sergio Castro Fernanda Allerano Ángeles Martinez Eros Serendipity Hope Jimena Flores Florencia Guigui Ehe Lert Mica Johana Mieronchuk Magui Villanueva Yesenia Irivas Viicky Aguirre Gisela Francese Dimitri Villamar Astrid Roldán Guzmán Carolina Montero Mendoza Penny Lane Lucía Viña Valentina Cristina Kelpie Anto Medina Maria Eugenia Ramírez
Email

Otras obras de Julio Cortázar...

Algunos poetas que siguen a Julio Cortázar...

Edgar León Patrícia Castro Matías Sara Montoya Juan Alcaraz N.E.A