Es el hospicio, el viejo hospicio provinciano,
el caserón ruinoso de ennegrecidas tejas
en donde los vencejos anidan en verano
y graznan en las noches de invierno las cornejas.
     Con su frontón al Norte, entre los dos torreones
de antigua fortaleza, el sórdido edificio
de grietados muros y sucios paredones,
es un rincón de sombra eterna. ¡El viejo hospicio!
     Mientras el sol de enero su débil luz envía,
su triste luz velada sobre los campos yermos,
a un ventanuco asoman, al declinar el día,
algunos rostros pálidos, atónitos y enfermos,
     a contemplar los montes azules de la sierra;
o, de los cielos blancos, como sobre una fosa,
caer la blanca nieve sobre la fría tierra,
¡sobre la tierra fría la nieve silenciosa!...

  • 0
  • 1
  •  
  •  
Login to comment...
Alfredo Jiménez G.
over 2 years

Aparece a nuestros ojos la imagen del viejo edificio. Sus detalles se recrean en nuestra mente a través de los audaces y precisos versos alejandrinos del Poeta sevillano Antonio Machado. La manera en que estructura sus líneas parece aproximarse al desastre rítmico y sale invicta en cada renglón por su escandido impecable.

El inmueble añoso se funde en el paisaje por el mimetismo del desgaste. Poco a poco las paredes ceden a la invasión del entorno y adquieren el tono y colorido de la naturaleza. El imperio de la sombra y la tímida luz le dan aspecto tan silvestre como los montes y los escasos matorrales que lo circundan. Muros estóicos de ilusa consistencia sempiterna son refugio de algunas aves itinerantes y de algunos infantes prisioneros que habitan como fantasmas sin esperanza. Sus rostros, con más curiosidad que ilusión, contemplan desde una ventana desvencijada el paso de los días y de los años, única diversión a la que tienen derecho en su infortunio. Sus endebles organismos se guarecen de la intemperie, en este monumento al desamparo sobreviviente de un largo historial de inviernos.

Un gran poema... Una bellísima estampa provinciana.

Liked or faved by...

Alfredo Jiménez G.
Email

Other works by Antonio Machado...