Tengo el caballo a la puerta,
¿te quieres venir conmigo?.
Yo no te obligo.
Sólo te brindo ocasión
de darte en mi soledad
una casa, un corazón
y un cariño de verdad.
 
¿Qué no quieres…? Allá penas.
Mientras yo tenga en mis venas
sangre de piropo y ronda;
mientras, por más que se esconda,
no haya mujer que resista
este pase de conquista
de los vuelos de mi capa;
mientras la flor que se tapa
con clavel y celosía
se asome a verme pasar
pensando en la Vicaría;
y mientras de par en par
se abran a mi reclamo
el corazón donde llamo
y la boca donde toco…
a mí se me importa poco
que quieras o que no quieras
ser dueña de mi fortuna.
Hay mucha espiga en las eras
para pensar sólo en una.
 
Y mira lo que te digo:
un día dejé la luna
porque no quiso venir conmigo.
 
Y no me costó ninguna
fatiga romper cadenas.
Con esto quiero decir
que a ti, que no eres la luna,
me costará menos pena
dejarte, si lo prefieres.
Me sobran a mí mujeres.
 
De modo que tú dirás;
si me das el sí, tendrás
beso blando, brazo fuerte,
casa, cariño y corona
y, si es preciso, mi muerte
por defender tu persona.
 
¿Qué no quieres…?
No hay que hablar
de olvidos ni sufrimientos:
que tengo yo muchos vientos
por donde poder volar.
Y me iré calle adelante,
sin fatiga y sin desplante,
con una copla de mayo
saltando en el corazón
mientras me acompaña el son
el paso de mi caballo:
 
—Voy a la esquina a cambiar
por una rosa otra rosa,
y a ver quien lo va a notar;
que si una rosa es hermosa…
la otra… no se queda atrás
 
En fin; no quiero hablar más
de lo que ya no precisa
más explicación.
 
Mi corazón va deprisa
y no le gusta perder
tiempo en la conversación,
mientras se pueda entender
a besos por los balcones
y, torero sin fracaso,
pueda torear al paso
cinturas y corazones.
 
Ya lo sabes; junto al río
tengo un huerto de limones
y un arroyito de frío
que va sembrando canciones.
Y en la loma
tengo un blanco caserío
como una blanca paloma
que se asoma
para beber en el río
 
Y entre arrayán y romero
un beso sin estrenar
que está diciendo ¡me muero!
porque no puede aguardar.
 
Y creciendo junto a una
rosita sin jardinero
tengo la flor de un te quiero
para tu pelo de luna.
 
Todo esto, junto al río,
en mi cabaña desierta.
Piénsalo bien, amor mío…
Tengo el caballo a la puerta.

  • 0
  • 4
  •  
  •  
Login to comment...
Ada Zoe
over 3 years

Ada Zoe
Ada Zoe
over 3 years

De este poeta me encanta su desenfado, sus versos andaluces llenos de picardía y de espontaneidad.
Su estilo es muy peculiar y leer sus versos (al menos a mi), me produce gran placer.
No puedo evitar acompañar su lectura con una sonrisa un tanto andaluza y también picaresca, haciéndole honor a su alegría contagiosa.
Gracias Poeticous

Alfredo Jiménez G.
over 3 years

Originario de Granada España, en México apreciamos mucho a Manuel Benítez Carrasco y lo consideramos de esta tierra porque supo ganarse el cariño del Pueblo. Fue un viajero incansable que recorrió toda Latinoamérica e incluso Estados Unidos como agente viajero comerciante de vinos, eso hacía en sus ratos libres. En la vida real, de tiempo completo y con desbordante pasión, era Poeta.

Queda manifiesta su franca personalidad en el presente poema, "Tengo el caballo en la puerta". Estos versos claros y precisos, leídos con la atención y respeto que merecen, nos harán despojarlos de toda calumnia machista. El personaje (que bien podría ser el mismo Poeta) llega al portal de la amada con su trémula esperanza debidamente disfrazada de determinación tajante. Bien sabe que nada cautiva más a una mujer que un hombre decidido y de carácter fuerte. Si en su fuero interno anida el temor de una negativa por parte de ella, bien lo disimula, lo que no significa que le esté mintiendo, simplemente resalta su fortaleza ante sus ojos. Le deja muy claro que si no se sube con él al corcel, sobrará quien lo acompañe a compartir esa vida idílica que ofrece en base a la fuerza de sus brazos y el cariño de su corazón, para tenerla como una reina. Muy efectiva y genuina táctica de seducción.

Queremos creer que el audaz jinete no se fue solo de esa casa y cabalgó por los senderos de su felicidad.

Liked or faved by...

Ada Zoe Alfredo Jiménez G. Ada Pardo DANIELLA BOSSIO
Email

Other works by Manuel Benitez Carrasco...

Some poets who follow Manuel Benitez Carrasco...

Armando López JP The Crack Plz Follow Me Bernardo Santiago Angeles Phoenix Mav Edgardo Alejandro Ibarra Ada Zoe