Estimulación sensorial

Exponiendo su presencia en mi habitación, la esencia que fluye de su cuerpo desnudo sobre mi cama, es una sensación que eriza mi piel desde la punta de los dedos de mis pies hasta la punta más abierta de mi cabello.

Describirlo antes de tocarlo, es como describir el momento más bello. Vivir cada segundo presenciando un sentimiento utópico, único e imposible de explicar. Tan solo recorro su piel con las yemas de mis dedos, con mis uñas semi pintadas de rojo mate.

El sudor de mis manos recorre cada poro de su piel, estimulando mis células sudoríparas y despertando mis instintos más sensibles y eróticos.

Me acerco a sus labios partidos, puedo notar sus pestañas tan delgadas y onduladas, sus cejas pobladas, y sus más mínimos cabellos rubios debajo de esos rizos castaños.

Aquellos ojos claros, color sol, que dilatan mis pupilas al observar mis labios rojos… aquella voz gruesa que escucho detrás de mis oídos, al decir: “Te amo” … y es que su piel canela ¡carajo! Me vuelve loca.


  • 0
  • 0
  •  
  •  
Entrar para comentar...
Email

Algunos poetas seguidos por María G Muñoz...

Charles Bukowski Maya Angelou Margaret Atwood