El frío se apoderó del Norte del mundo,
la vida luchaba por subsistir,
el hielo, presionando las masas basálticas,
creo su propia arquitectura, sus propias
ciudades de la muerte, sus propios palacios
y sus laberintos espectrales.
 
Allá en las cimas, abajo en las laderas,
la blancura azulada dio el claro albor
al pelaje de los animales, mientras los
escasos restos de vegetación, se arraigaban
hacia el Sur.
 
Solo las coníferas persistían, y líquenes en
rocas donde el tiempo dormía, como duerme
el gris en los cielos donde se arremolina la nieve,
 
donde apenas roza el aire, una hebra de lluvia,
sobre los lechos fluviales, helados
como caminos de alabastro;
 
Entre el boscaje desnudo, tamizando el celeste,
como figurados nervios de un ala transparente.

  • 0
  • 1
  •  
  •  
Login per commentare...
Carlos Madeira
quasi 4 anni

También me gusta tu selección de la historia natural y del mundo de las estrellas como un tema literario, porque me parece muy original y no lo he leído antes en otros poetas. Quizá como ya tienes muchos poemas podrías organizar dos o tres álbumes de poesía distintos, uno relativo a Asia y Otros Viajes, otro de Historias de un Mundo sin Tiempo, y quizá uno de Reflexiones (como sentimientos personales). Es que a mí como lector me gusta leer varios poemas del mismo tema en un solo día, como si fuesen fotografías diferentes del mismo sentimiento. No me gusta leer diversos temas a la vez, porque es como cambiar de un libro para otro sin antes haber terminado el primero, no? Suerte con tu escritura.

Piaciuto o affrontato da...

Ada Pardo
Email

Altre opere di Marian Vanderlest...

Alcuni poeti seguiti da Marian Vanderlest...

Carlos Godfrey