Auras de la madrugada
convergen sobre un cuadrante
ligeramente iluminado;
 
Mundo romboidal de aparente
quietud;
 
Enigmática red nubosa,
que evoluciona, lenta y
pausadamente.
 
Auriga inmortal cabalga
entre las constelaciones;
 
Cuando Vega y Altair
guardan la sincrónica
arquitectura de sus límites.
 
Los ojos del Tigre blanco
conocen, presagian, saben;
En su azul se han reflejado ya
muchas estaciones.
 
Suave pelaje, suaves andares;
La leyenda cuenta que cuando
cumpla cien años toda su nívea
anatomía crecerá para dar lugar
a una criatura mítica
de mirada indescifrable.
 
Sagaz y ágil, correrá,
saltará abismos,
atravesará bosques,
sin temer a nada ni a nadie.
 
Cuentan que todos los felinos
provienen de una dimensión
en la que antes eran dioses.
 
Atribuyéndoseles poderes
inexplicables.
Los tigres blancos son la
cúspide de todo ese linaje;
 
En cada fibra brillante de su pelo,
una chispa de belleza se enciende.
 
Y el secreto de la vida emerge,
en el fondo de sus claros ojos
penetrantes.

  • 0
  • 1
  •  
  •  
Login per commentare...

Piaciuto o affrontato da...

Ada Pardo
Email

Altre opere di Marian Vanderlest...

Alcuni poeti seguiti da Marian Vanderlest...

Carlos Godfrey