Noche eterna...
¿Por qué no te quedas
en ese punto, en el cual
solo comienza a amanecer
para volver a ser noche
otra vez?
 
Noche cerrada, noche oscura,
solo reservada a los espíritus
errantes de profundo sentir,
 
A los espíritus
que te pueblan,
huyendo del mundo
por que ya han tenido
suficiente.
 
Buscamos esa otra clase
de existencia que tu ofreces;
 
La de la nocturnidad,
solitaria y umbría,
 
la de tus bosques misteriosos
embriagados de fragancias,
 
de frutos bajo la claridad lunar
cubiertos de rocío,
entre el disperso rosario azul
de las estrellas.
 
Si... Noche sin final... Ciudades que
duermen entre carreteras desiertas,
que se entrelazan con otras carreteras
formando una red infinita .
 
Dormid  humanos,
alegres, sanos, despreocupados,
que mañana despertareis
para trabajar de nuevo,
vosotros que podéis,
 
que nunca conoceréis
la melancolía, la negación sin mal,
de los espíritus que rechazan,
el mundo, que no la vida.
 
Y como es imposible detener
la rotación de la Tierra,
cierro mi ventana
cuando amanece;
 
Y a través de los sueños
desciendo a buscar los paisajes
que la oscuridad me da en sus
interminables colinas, lagunas,
llanos y montes.
 
Protegiéndome del rechazo, del
odio, de la absurda e
intrínseca maldad
cruel e indolente.
 
Que, como vanidad altiva,
en su día a día los seres humanos
exhiben bajo cien luces.

  • 0
  • 1
  •  
  •  
Login per commentare...

Piaciuto o affrontato da...

Ada Pardo
Email

Altre opere di Marian Vanderlest...

Alcuni poeti seguiti da Marian Vanderlest...

Carlos Godfrey