Sólo sé ofreceros guerra porque es odio lo que broto