Cargando...

Yo soy la tierra de aluvión que el agua va arrastrando. No tengo tiempo de formar un árbol, de endulzar una fruta, de formar una flor.
No calenté dos veces la misma primavera, aunque todas las primaveras me reconocen al pasar.
Las lluvias me desplazan sin desgregarme, el viento me empuja sin romper mi contorno, mi identidad; sigo siendo yo misma pero perdiéndome constantemente de mi centro.. O de lo que yo creía mi centro... O de lo que no será mi centro nunca...

Preferido o celebrado por...
Otras obras de Dulce María Loynaz ...



Top