Dichoso el corazón enamorado
que en sólo Dios ha puesto el pensamiento,
por Él renuncia todo lo criado,
y en Él halla su gloria y su contento.
Aún de sí mismo vive descuidado,
porque en su Dios está todo su intento,
y así alegre pasa y muy gozoso
las ondas de este mar tempestuoso.

  • 0
  • 0
  •  
  •  
Entrar para comentar...
Email

Otras obras de Santa Teresa de Jesús...

Necesitamos tu ayuda

A diferencia de otros sitios, no hemos exigido pagos para acceder a nuestro contenido – queremos que el acceso a la poesía sea tan abierto como sea posible. Mantener Poéticous requiere de mucho tiempo, dinero y esfuerzo, y el ingreso que obtenemos por la publicidad es casi nada. Es por eso que, cada vez más, necesitamos que nuestros lectores nos financien. Si cada persona que lee nuestras páginas y las aprecia nos ayuda a financiarlas, nuestro futuro sería mucho más seguro. Apoya Poéticous con tan poco como $1.