Cargando...
A veces, hecho de nada,
sube un efluvio del suelo.
De repente, a la callada,
suspira de aroma el cedro.
 
Como somos la delgada
disolución de un secreto,
a poco que cede el alma
desborda la fuente un sueño.
 
¡Mísera cosa la vaga
razón cuando, en el silencio,
una como resolana
me baja, de tu recuerdo!

#EscritoresMexicanos Otra voz (1936)

Preferido o celebrado por...
Otras obras de Alfonso Reyes ...



Top