Spinoza (1964)

Emailed 4 times — Favorited 3 times

Spinoza

by Jorge Luis Borges

Las traslúcidas manos del judío
labran en la penumbra los cristales
y la tarde que muere es miedo y frío.
(Las tardes a las tardes son iguales.)

Las manos y el espacio de jacinto
que palidece en el confín del Ghetto
casi no existen para el hombre quieto
que está soñando un claro laberinto.

No lo turba la fama, ese reflejo
de sueños en el sueño de otro espejo,
ni el temeroso amor de las doncellas.

Libre de la metáfora y del mito
labra un arduo cristal: el infinito
mapa de Aquel que es todas Sus estrellas.

comments powered by Disqus
         

Miscellany


Other poems by Jorge Luis Borges (read randomly)


En las trémulas tierras que exhalan el verano,
El día es invisible de puro blanco. El día
Es una estría cruel en la celosía,

... En aquel Imperio, el Arte de la Cartografía log …

Hengist quiere hombres.
Acudirán de los confines de arena que se pierden en …
de chozas llenas de humo, de tierras pobres, de hon

Hay tanta soledad en ese oro.
La luna de las noches no es la luna
que vio el primer Adán. Los largos siglos

¿En qué noche secreta de Inglaterra
O del constante Rhin incalculable,
Perdida entre las noches de mis noches,

Quiero saber de quién es mi pasado.
¿De cuál de los que fui? ¿Del ginebrino
que trazó algún hexámetro latino

Tú cuya carne, hoy dispersión y polvo,
pesó como la nuestra sobre la tierra,
tú cuyos ojos vieron el sol, esa famosa estrella,

Por el deceso de alguien
—misterio cuyo vacante nombre poseo y cuya realidad …
hay hasta el alba una casa abierta en el Sur,

La calavera, el corazón secreto,
los caminos de sangre que no veo,
los túneles del sueño, ese Proteo,

Like us on Facebook?