La cogida y la muerte

La cogida y la muerte

by Federico García Lorca

A las cinco de la tarde.
Eran las cinco en punto de la tarde.
Un niño trajo la blanca sábana
a las cinco de la tarde.
Una espuerta de cal ya prevenida
a las cinco de la tarde.
Lo demás era muerte y sólo muerte
a las cinco de la tarde.

El viento se llevó los algodones
a las cinco de la tarde.
Y el óxido sembró cristal y níquel
a las cinco de la tarde.
Ya luchan la paloma y el leopardo
a las cinco de la tarde.
Y un muslo con un asta desolada
a las cinco de la tarde.
Comenzaron los sones de bordón
a las cinco de la tarde.
Las campanas de arsénico y el humo
a las cinco de la tarde.
En las esquinas grupos de silencio
a las cinco de la tarde.
¡Y el toro solo corazón arriba!
a las cinco de la tarde.
Cuando el sudor de nieve fue llegando
a las cinco de la tarde
cuando la plaza se cubrió de yodo
a las cinco de la tarde,
la muerte puso huevos en la herida
a las cinco de la tarde.
A las cinco de la tarde.
A las cinco en Punto de la tarde.

Un ataúd con ruedas es la cama
a las cinco de la tarde.
Huesos y flautas suenan en su oído
a las cinco de la tarde.
El toro ya mugía por su frente
a las cinco de la tarde.
El cuarto se irisaba de agonía
a las cinco de la tarde.
A lo lejos ya viene la gangrena
a las cinco de la tarde.
Trompa de lirio por las verdes ingles
a las cinco de la tarde.
Las heridas quemaban como soles
a las cinco de la tarde,
y el gentío rompía las ventanas
a las cinco de la tarde.
A las cinco de la tarde.
¡Ay, qué terribles cinco de la tarde!
¡Eran las cinco en todos los relojes!
¡Eran las cinco en sombra de la tarde!

comments powered by Disqus
     

Miscellany


Other poems by Federico García Lorca (read randomly)


Coches cerrados llegaban
a las orillas de juncos
donde las ondas alisan

No duerme nadie por el cielo. Nadie, nadie.
No duerme nadie.
Las criaturas de la luna huelen y rondan sus cabaña

La tarde equivocada
se vistió de frío.
Detrás de los cristales,

Las piquetas de los gallos
cavan buscando la aurora,
cuando por el monte oscuro

Ya viene la noche.
Golpean rayos de luna
sobre el yunque de la tarde.

Los caballos negros son.
Las herraduras son negras.
Sobre las capas relucen

La muchacha dorada
se bañaba en el agua
y el agua se doraba.

Debajo de las multiplicaciones
hay una gota de sangre de pato.
Debajo de las divisiones

La primera vez
no te conocí.
La segunda, sí.

La rosa
no buscaba la aurora:
Casi eterna en su ramo

Dulce chopo,
Dulce chopo,
Te has puesto

Todas las tardes en Granada,
todas las tardes se muere un niño.
Todas las tardes el agua se sienta

¿Qué es aquello que reluce
por los altos corredores?
Cierra la puerta, hijo mío,

PANORAMA DE MÉRIDA
Por la calle brinca y corre
caballo de larga cola,

Por el East River y el Bronx
los muchachos cantan enseñando sus cinturas,
con la rueda, el aceite, el cuero y el martillo.

La piedra es una frente donde los sueños gimen
sin tener agua curva ni cipreses helados,
La piedra es una espalda para llevar al tiempo

Like us on Facebook?