La cogida y la muerte

La cogida y la muerte

by Federico García Lorca

A las cinco de la tarde.
Eran las cinco en punto de la tarde.
Un niño trajo la blanca sábana
a las cinco de la tarde.
Una espuerta de cal ya prevenida
a las cinco de la tarde.
Lo demás era muerte y sólo muerte
a las cinco de la tarde.

El viento se llevó los algodones
a las cinco de la tarde.
Y el óxido sembró cristal y níquel
a las cinco de la tarde.
Ya luchan la paloma y el leopardo
a las cinco de la tarde.
Y un muslo con un asta desolada
a las cinco de la tarde.
Comenzaron los sones de bordón
a las cinco de la tarde.
Las campanas de arsénico y el humo
a las cinco de la tarde.
En las esquinas grupos de silencio
a las cinco de la tarde.
¡Y el toro solo corazón arriba!
a las cinco de la tarde.
Cuando el sudor de nieve fue llegando
a las cinco de la tarde
cuando la plaza se cubrió de yodo
a las cinco de la tarde,
la muerte puso huevos en la herida
a las cinco de la tarde.
A las cinco de la tarde.
A las cinco en Punto de la tarde.

Un ataúd con ruedas es la cama
a las cinco de la tarde.
Huesos y flautas suenan en su oído
a las cinco de la tarde.
El toro ya mugía por su frente
a las cinco de la tarde.
El cuarto se irisaba de agonía
a las cinco de la tarde.
A lo lejos ya viene la gangrena
a las cinco de la tarde.
Trompa de lirio por las verdes ingles
a las cinco de la tarde.
Las heridas quemaban como soles
a las cinco de la tarde,
y el gentío rompía las ventanas
a las cinco de la tarde.
A las cinco de la tarde.
¡Ay, qué terribles cinco de la tarde!
¡Eran las cinco en todos los relojes!
¡Eran las cinco en sombra de la tarde!

comments powered by Disqus
   

Miscellany


Other poems by Federico García Lorca (read randomly)


¡Alto pinar!
Cuatro palomas por el aire van.
Cuatro palomas

Tengo miedo a perder la maravilla
de tus ojos de estatua y el acento
que de noche me pone en la mejilla

Vestida con mantos negros
piensa que el mundo es chiquito
y el corazón es inmenso.

Por el arco de Elvira
quiero verte pasar
Para saber tu nombre

Esa luna se va, y ellos se acercan.
De aquí no pasan. El rumor del río
apagará con el rumor de troncos

En la luna negra
de los bandoleros,
cantan las espuelas.

Mi corazón oprimido
Siente junto a la alborada
El dolor de sus amores

En el blanco infinito,
nieve, nardo y salina,
perdió su fantasía.

Árbol de Sangre riega la mañana
por donde gime la recién parida.
Su voz deja cristales en la herida

En la torre
amarilla,
dobla una campana.

Este galapaguito
no tiene mare;
lo parió una gitana,

En lo alto de aquel monte
hay un arbolillo verde.
Pastor que vas,

La señorita
del abanico,
va por el puente

Este galapaguito
no tiene mare;
lo parió una gitana,

Veleta 1920

Viento del Sur,
moreno, ardiente,
llegas sobre mi carne,

Cayó una hoja
y dos
y tres.

Like us on Facebook?