El águila y el escarabajo

El águila y el escarabajo

por Félix María de Samaniego

Fábula

"¡Que me matan; favor!" así clamaba

una liebre infeliz, que se miraba

en las garras de un Aguila sangrienta.

A las voces, según Esopo cuenta,

acudió un compasivo Escarabajo,

y viendo a la cuitada en tal trabajo,

por libertarla de tan cruda muerte,

lleno de horror, exclama de esta suerte:

"¡Oh reina de las aves escogida!

¿Por qué quitas la vida

a este pobre animal, manso y cobarde?

¿No sería mejor hacer alarde

de devorar a dañadoras fieras,

o ya que resistencia hallar no quieras,

cebar tus uñas y tu corvo pico

en el frío cadaver de un borrico?"

Cuando el Escarabajo así decía,

la Aguila con desprecio se reía,

y sin usar de mas atenta frase,

mata, trincha, devora, pilla y vase.

El pequeño animal así burlado

quiere verse vengado.

En la ocasión primera

vuela al nido del Aguila altanera,

halla solos los huevos y arrastrando,

uno por uno fuelos despeñando;

mas como nada alcanza

a dejar satisfecha una venganza,

cuantos huevos ponía en adelante

se los hizo tortilla en el instante.

La reina de las aves sin consuelo,

remontando su vuelo,

a júpiter excelso humilde llega,

expone su dolor, pídele, ruega

remedie tanto mal. El dios propicio,

por un incomparable beneficio,

en su regazo hizo que pusiese

el Aguila sus huevos, y se fuese;

que a la vuelta, colmada de consuelos,

encontraría hermosos sus polluelos.

Supo el Escarabajo el caso todo:

astuto e ingenioso hace de modo

que una bola fabrica diestramente

de la materia en que continuamente

trabajando se halla,

cuyo nombre se sabe, aunque se calla,

y que, según yo pienso,

para los dioses no es muy buen incienso.

Carga con ella, vuela, y atrevido

pone su bola en el sagrado nido.

júpiter, que se vio con tal basura,

al punto sacudió su vestidura,

haciendo, al arrojar la albondiguilla,

con la bola y los huevos su tortilla.

Del trágico suceso noticiosa,

arrepentida el Aguila y llorosa

aprendió esta lección a mucho precio:

A nadie se le trate con desprecio,

como al Escarabajo,

porque al más miserable, vil y bajo,

para tomar venganza, si se irrita,

¿le faltará siquiera una bolita?

comments powered by Disqus
     

Misceláneas

Felix-maria-samaniego


Otros poemas de Félix María de Samaniego (leer al azar)


Un lobo se quejó criminalmente
de que una zorra astuta lo robase.
El mono juez, como ella lo negase,

Muy cargado de leña un burro viejo,
triste armazón de huesos y pellejo,
pensativo, según lo cabizbajo,

Asustadas las liebres de un estruendo
echaron a correr todas, diciendo:
«A quien la vida cuesta tanto susto,

A las tristes palomas un milano,
sin poderlas pillar, seguía en vano;
mas él a todas horas

Un Herrero tenía
un Perro que no hacía
sino comer, dormir y estarse echado;

Salió cierta mañana
Zapaquilda al tejado
con un collar de grana,

¿A qué pena condenas a tu brazo,
bárbaro ejecutor de tal porrazo?"
"Al que obra con malicia,

Lloraban unos tristes pasajeros
viendo su pobre nave combatida
de recias olas y de vientos fieros,

A un buen cojo un descortés
insultó atrevidamente.
Oyolo pacientemente,

A una tortuga una águila arrebata:
la ladrona se apura y desbarata
por hacerla pedazos,

Un perro y un borrico caminaban,
sirviendo a un mismo dueño;
rendido éste del sueño,

Mustafá, perro viejo,
lebrel en montería ejercitado,
y de antiguas heridas señalado

Poco antes de morir el corderillo
lame alegre la mano y el cuchillo
que han de ser de su muerte el instrumento,

«Fabio está, no lo niego, muy notado
de una cierta pasión, que le domina;
mas ¿qué importa, señor? Si se examina,

Cantando la cigarra
pasó el verano entero
sin hacer provisiones

"¡Que me matan; favor!" así clamaba
una liebre infeliz, que se miraba
en las garras de un Aguila sangrienta.

Un asno disfrazado
con una grande piel de león andaba;
Por su temible aspecto casi estaba

Zapaquilda la bella
era gata doncella,
muy recatada, no menos hermosa.

«Callen todos los perros de este mundo
donde está mi Palomo:
Es fiel, decía el amo, sin segundo,

«¡Ah!, ¡quién fuese caballo!,
Un asno melancólico decía;
entonces sí que nadie me vería

A las bodas de Júpiter estaban
todos los animales convidados:
Unos y otros llegaban

«Si cualquiera de ustedes
se da por las paredes
o arroja de un tejado,

El único sobreviviente de un naufragio fue visto so …
Cansado, eventualmente empezó a construir una peque …
Pero entonces un día, despué...

Sin Rey vivía, libre, independiente
el pueblo de las ranas felizmente.
La amable libertad sola reinaba

Habiendo a su rival vencido un gallo,
quedó entre sus gallinas victorioso,
más grave, más pomposo,

Vivía en un granero retirado
un reverendo búho, dedicado
a sus meditaciones,

Un triste raposo
por medio del llano
marchaba sin piernas,

Te gusta Poeticous en Facebook?