El águila y el escarabajo

El águila y el escarabajo

por Félix María de Samaniego

Fábula

"¡Que me matan; favor!" así clamaba

una liebre infeliz, que se miraba

en las garras de un Aguila sangrienta.

A las voces, según Esopo cuenta,

acudió un compasivo Escarabajo,

y viendo a la cuitada en tal trabajo,

por libertarla de tan cruda muerte,

lleno de horror, exclama de esta suerte:

"¡Oh reina de las aves escogida!

¿Por qué quitas la vida

a este pobre animal, manso y cobarde?

¿No sería mejor hacer alarde

de devorar a dañadoras fieras,

o ya que resistencia hallar no quieras,

cebar tus uñas y tu corvo pico

en el frío cadaver de un borrico?"

Cuando el Escarabajo así decía,

la Aguila con desprecio se reía,

y sin usar de mas atenta frase,

mata, trincha, devora, pilla y vase.

El pequeño animal así burlado

quiere verse vengado.

En la ocasión primera

vuela al nido del Aguila altanera,

halla solos los huevos y arrastrando,

uno por uno fuelos despeñando;

mas como nada alcanza

a dejar satisfecha una venganza,

cuantos huevos ponía en adelante

se los hizo tortilla en el instante.

La reina de las aves sin consuelo,

remontando su vuelo,

a júpiter excelso humilde llega,

expone su dolor, pídele, ruega

remedie tanto mal. El dios propicio,

por un incomparable beneficio,

en su regazo hizo que pusiese

el Aguila sus huevos, y se fuese;

que a la vuelta, colmada de consuelos,

encontraría hermosos sus polluelos.

Supo el Escarabajo el caso todo:

astuto e ingenioso hace de modo

que una bola fabrica diestramente

de la materia en que continuamente

trabajando se halla,

cuyo nombre se sabe, aunque se calla,

y que, según yo pienso,

para los dioses no es muy buen incienso.

Carga con ella, vuela, y atrevido

pone su bola en el sagrado nido.

júpiter, que se vio con tal basura,

al punto sacudió su vestidura,

haciendo, al arrojar la albondiguilla,

con la bola y los huevos su tortilla.

Del trágico suceso noticiosa,

arrepentida el Aguila y llorosa

aprendió esta lección a mucho precio:

A nadie se le trate con desprecio,

como al Escarabajo,

porque al más miserable, vil y bajo,

para tomar venganza, si se irrita,

¿le faltará siquiera una bolita?

comments powered by Disqus
     

Misceláneas

Felix-maria-samaniego


Otros poemas de Félix María de Samaniego (leer al azar)


A una Culebra que, de frío yerta,
en el suelo yacía medio muerta
un labrador cogió; mas fue tan bueno,

Llevaba en la cabeza
una Lechera el cántaro al mercado
con aquella presteza,

Un perro muy pero muy flaco, se alejó de su aldea e …
Entonces el perro dijo: -¿ Para qué me quieres? ¿No …
Como el perro vio que el zor...

Huyendo de enemigos cazadores
una cierva ligera,
siente ya fatigada en la carrera

En la rama de un árbol,
bien ufano y contento,
con un queso en el pico,

La del alba sería
la hora en que un filósofo salía
a meditar al campo solitario,

Apacentando un Joven su ganado,
gritó desde la cima de un collado:
«¡Favor!, que viene el lobo, labradores».

Cierto artífice pintó
una lucha, en que, valiente,
un Hombre tan solamente

Con varios ademanes horrorosos
Los montes de parir dieron señales:
Consintieron los hombres temerosos

Bebiendo un perro en el Nilo
al mismo tiempo corría.
—Bebe quieto—le decía

Al que ostenta valimiento
cuando su poder es tal,
que ni influye en bien ni en mal,

Estaba un ratoncillo aprisionado
en las garras de un león; el desdichado
en la tal ratonera no fue preso

Es voz común que a más del mediodía,
en ayunas la Zorra iba cazando;
halla una parra, quédase mirando

Salicio usaba tañer
la zampoña todo el año,
y por oírle el rebaño,

Una perdiz en celo reclamada
vino a ser en la red aprisionada.
Al cazador la mísera decía:

Un inhábil y hambriento zapatero
en la corte por médico corría:
Con un contraveneno que fingía

Cierto artífice pintó
una lucha, en que, valiente,
un Hombre tan solamente

Una lóbrega noche silenciosa
iba un león horroroso
con mesurado paso majestuoso

Érase una Gallina que ponía
un huevo de oro al dueño cada día.
Aun con tanta ganancia mal contento,

Un pájaro inocente,
herido de una flecha
guarnecida de acero

Cierto burro pacía
en la fresca y hermosa pradería
con tanta paz como si aquella tierra

En un atolladero
el carro se atascó de Juan Regaña,
él a nada se mueve ni se amaña;

Un burro cojo vio que le seguía
un lobo cazador, y no pudiendo
huir de su enemigo, le decía:

Un maldito gorrión así decía
a una liebre, que una águila oprimía:
«¡No eres tú tan ligera,

Cierta viuda, joven y devota,
cuyo nombre se sabe y no se anota,
padecía de escrúpulos, de suerte

Un Labrador miraba
con duelo su sembrado,
porque gansos y grullas

Entre montes, por áspero camino,
tropezando con una y otra peña,
iba un viejo cargado con su leña

Te gusta Poeticous en Facebook?