Soneto del amor unitivo

Soneto del amor unitivo

by Francisco Luis Bernárdez

Tan unidas están nuestras cabezas
y tan atados nuestros corazones,
ya concertadas las inclinaciones
y confundidas las naturalezas,

que nuestros argumentos y razones
y nuestras alegrías y tristezas
están jugando al ajedrez con piezas
iguales en color y proporciones.

En el tablero de la vida vemos
empeñados a dos que conocemos,
a pesar de que no diferenciamos,

en un juego amoroso que sabemos
sin ganador, porque los dos perdemos,
sin perdedor, porque los dos ganamos.

Readers rating: 5 out of 5
Rate it
comments powered by Disqus
 

Miscellany

Francisco-luis-bernardez


Other poems by Francisco Luis Bernárdez (read randomly)


Si para recobrar lo recobrado
debí perder primero lo perdido,
si para conseguir lo conseguido

Tan unidas están nuestras cabezas
y tan atados nuestros corazones,
ya concertadas las inclinaciones

Estar enamorado, amigos, es encontrar el nombre jus …
Es dar al fin con la palabra que para hacer frente …
Es recobrar la llave oculta...

En la ciudad callada y sola mi voz despierta una
profunda resonancia.
Mientras la noche va creciendo pronuncio un

En cada ser, en cada cosa, en cada
palpitación, en cada voz que siento
espero que me sea revelada

Aunque el cielo no tenga ni una estrella
y en la tierra no quede casi nada,
si un destello fugaz queda de aquella

No sé quién la lloró, pero la siento
(por su calor secreto y su amargura)
como brotada de mi desventura,

Tan unidas están nuestras cabezas
y tan atados nuestros corazones,
ya concertadas las inclinaciones

Firme en la majestad y en la armonía
de su maravillosa arquitectura,
cuya seguridad serena y pura

Like us on Facebook?