A una rosa

Emailed 1 time — Favorited 3 times

A una rosa

by Luis de Góngora

Ayer naciste, y morirás mañana.
Para tan breve ser, ¿quién te dio vida?
¿Para vivir tan poco estás lucida?
Y, ¿para no ser nada estás lozana?

Si te engañó tu hermosura vana,
bien presto la verás desvanecida,
porque en tu hermosura está escondida
la ocasión de morir muerte temprana.

Cuando te corte la robusta mano,
ley de la agricultura permitida,
grosero aliento acabará tu suerte.

No salgas, que te aguarda algún tirano;
dilata tu nacer para tu vida,
que anticipas tu ser para tu muerte.

comments powered by Disqus
     

Miscellany


Other poems by Luis de Góngora (read randomly)


Cura que en la vecindad
Vive con desenvoltura,
¿Para qué le llaman cura,

Tres veces de Aquilón el soplo airado
Del verde honor privó las verdes plantas,
Y al animal de Colcos otras tantas

Ícaro de bayeta, si de pino
Cíclope no, tamaño como el rollo,
¿Volar quieres con alas a lo pollo,

Llegué, señora tía, a la Mamora,
donde entre nieblas vi la otra mañana,
desde el seguro de una partesana,

Ciego que apuntas y atinas,
Caduco dios, y rapaz,
Vendado que me has vendido,

En dos lucientes estrellas,
Y estrellas de rayos negros,
Dividido he visto el Sol

Pender de un leño, traspasado el pecho,
Y de espinas clavadas ambas sienes,
Dar tus mortales penas en rehenes

Pálida restituye a su elemento
Su ya esplendor purpúreo casta rosa,
Que en planta dulce un tiempo, si espinosa,

Lloraba la niña
(Y tenía razón)
La prolija ausencia

Like us on Facebook?