No sé por qué piensas tú

No sé por qué piensas tú

por Nicolás Guillén

No sé por qué piensas tú,
soldado, que te odio yo,
si somos la misma cosa
yo,
tú.

Tú eres pobre, lo soy yo;
soy de abajo, lo eres tú;
¿de dónde has sacado tú,
soldado, que te odio yo?

Me duele que a veces tú
te olvides de quién soy yo;
caramba, si yo soy tú,
lo mismo que tú eres yo.

Pero no por eso yo
he de malquererte, tú;
si somos la misma cosa,
yo,
tú,
no sé por qué piensas tú,
soldado, que te odio yo.

Ya nos veremos yo y tú,
juntos en la misma calle,
hombro con hombro, tú y yo,
sin odios ni yo ni tú,
pero sabiendo tú y yo,
a dónde vamos yo y tú
¡no sé por qué piensas tú,
soldado, que te odio yo!

Notas:

Cantos para soldados y sones para turistas

comments powered by Disqus
       

Misceláneas


Otros poemas de Nicolás Guillén (leer al azar)


La tarde pidiendo amor.
Aire frío, cielo gris.
Muerto sol.

Soldadito de Bolivia,
soldadito boliviano,
armado vas con tu rifle,

No porque hayas caído
tu luz es menos alta.
Un caballo de fuego

Látigo,
Sudor y látigo.
El sol despertó temprano

No Cortés, ni Pizarro
(aztecas, incas, juntos halando el doble carro).
Mejor sus hombres rudos

Caminando, caminando,
¡Caminando!
Voy sin rumbo caminando,

Te voy a beber de un trago,
como una copa de ron;
te voy a echar en la copa

Canto para matar a una culebra.
¡Mayombe—bombe—mayombé!
¡Mayombe—bombe—mayombé!

Por el Mar de las Antillas
(que también Caribe llaman)
batida por olas duras

¡Ah,
qué pedazo de sol,
carne de mango!

¿Puedes venderme el aire que pasa entre tus dedos
Y te golpea la cara y te despeina?
¿Tal vez podrías venderme cinco pesos de viento,

El Aconcagua. Bestia
solemne y frígida. Cabeza
blanca y ojos de piedra fija.

Te gusta Poeticous en Facebook?