Ocurre a veces, en las calladas horas de la noche...

Ocurre a veces, en las calladas horas de la noche...

by Juan Luis Panero Blanc

Ocurre a veces, en las calladas horas de la noche,
al filo mismo de la madrugada,
tras el telón caído de la euforia y del vino.

Unos ojos parpadean, se abren,
nos miran con su última transparencia
y un instante a nuestro lado
su doloroso transcurrir, su apretado paisaje de ternura
muestran, como un mendigo o un esclavo,
la humillada quietud de su tristeza.

Entonces, cuando no hay una sola palabra que decir,
con la avidez que lleva en sí lo fugitivo,
besar, unirse en la húmeda tibieza,
en empapada, áspero de arcilla de otra boca,
donde nada al fin y todo nos pertenece.

Después, igual que el viento
agitando fugaz unas cortinas
la claridad de la mañana nos muestra,
desvelar un instante en la memoria
aquello que una noche, una mirada,
la destruida posesión de unos labios, nos dio.

Lo que ahora ciego tropieza, resbala
por la gastada pared del corazón,
aferrándose terco hacia la muerte,
desplomándose sordo hacia el olvido.

 

 

comments powered by Disqus

Miscellany

Retrato%20de%20juan%20luis%20panero


Other poems by Juan Luis Panero Blanc (read randomly)


Cuando te olvides de mi nombre,
cuando mi cuerpo sea sólo una sombra
borrándose entre las húmedas paredes de aquel cuart

Buscó los labios de su hermana,
sus dientes, con irritante terquedad,
un ligero temblor, un breve escalofrío,

Dos cuerpos que se acercan y crecen
y penetran en la noche de su piel y su sexo,
dos oscuridades enlazadas

No, no son llamas en el cristal, qué absurdo,
ni humo lo que entra por las rendijas de la puerta, …
no, son las luces, las luces de las barcas...

Dura ha de ser la vida para ti,
que a una extraña honradez sacrificaste tus creenci …
para ti, cuya única certidumbre es tu recuerdo

"Si como afirma Borges todos los hombres
son el mismo hombre, aurora y agonía,
y poco importan sus rostros y sus rasgos,

Solo bajó del tren,
atravesó solo la ciudad desierta,
solo entró en el hotel vacío,

Ah, ese látigo, ese látigo que gime entre los muslo …
que despliega en la sombra su tenaz poderío,
ese látigo que viene de la muerte hacia la m...

Ocurre a veces, en las calladas horas de la noche,
al filo mismo de la madrugada,
tras el telón caído de la euforia y del vino.

La luz del sol sobre los muros,
la resaca, las voces que te cercan,
los árboles que al fondo se dibujan,

Alguien te espera en la terraza de un café, en Vene …
mientras se pierde, desterrada por el golpeteo de l …
la música de una pequeña orq...

Sólo son tuyas -de verdad- la memoria y la muerte,
la memoria que borra y desfigura
y la sombra de la muerte que aguarda.

Like us on Facebook?