Madrugada

Emailed 1 time

Madrugada

by Luis LLorens Torres

Ya está el lucero del alba
encimita del palmar,
como horquilla de cristal
en el moño de una palma.
Hacia él vuela mi alma,
buscándote en el vacío.
Si también de tu bohío
lo estuvieras tú mirando,
ahora se estarían besando
tu pensamiento y el mío.

Readers rating: 4.7 out of 5
Rate it
comments powered by Disqus

Miscellany

Images%20(15)


Other poems by Luis LLorens Torres (read randomly)


Mi gallo ama el bosque umbrío
de la verde cordillera
y la caricia casera

Cuando canta en la enramada
mi buen gallo canagüey
y se cuela en el batey

¿Qué me dicen desplegadas las nubes,
esas nubes de tus tristes ojeras?
¿Qué me dicen tus mejillas tan pálidas,

A la orilla del camino
que en la sierra se encarama,
mi gallo duerme en la rama

(A Félix Matos Bernier)
Bajo el manto de sombras de la primera noche,
la mano de Elohím, ahíta en el derroche

La Mujer Puertorriqueña
Mujer de la tierra mía.
Venus y a un tiempo María

Esta noche la luna no quiere que yo duerma.
Esta noche la luna saltó por la ventana.
Y, novia que se quita su ropa de azahares,

Linda rubia: las otras lindas rubias
saben que tú eres la más rubia entre ellas.
¿De qué áureos medievales, de qué onzas

Like us on Facebook?