Paraíso perdido

Paraíso perdido

by Rafael Alberti

A través de los siglos,
por la nada del mundo,
yo, sin sueño, buscándote.

Tras de mí, imperceptible,
sin rozarme los hombros,
mi ángel muerto, vigía.
.
¿Adónde el Paraíso,
sombra, tú que has estado?
Pregunta con silencio.

Ciudades sin respuesta,
ríos sin habla, cumbres
sin ecos, mares mudos.

Nadie lo sabe. Hombres
fijos, de pie, a la orilla
parada de las tumbas,

me ignoran. Aves tristes,
cantos petrificados
en éxtasis el rumbo,

ciegas. No saben nada.
Sin sol, vientos antiguos,
inertes, en las leguas
por, andar, levantándose
calcinados, cayéndose
de espaldas, Poco dicen.

Diluidos, sin forma
la verdad que en sí ocultan,
huyen de mí los cielos.

Ya en el fin de la Tierra,
sobre el último filo,
resbalando los ojos,
muerta en mí la esperanza,
ese pórtico verde
busco en las negras simas.

¡Oh boquete de sombras!
¡Hervidero del mundo!
¡Qué Confusión de siglos!

¡Atrás, atrás! ¡Qué espanto
de tinieblas sin voces!
¡Qué Perdida mi alma!

-Ángel muerto, despierta.
¿Dónde estás? Ilumina
con tu rayo el retorno.

Silencio. Más silencio.
Inmóviles los pulsos
del sinfín de la noche.

¡Paraíso perdido!
Perdido por buscarte,
yo, sin luz para siempre.

comments powered by Disqus
     

Miscellany

Rafael-alberti


Other poems by Rafael Alberti (read randomly)


¡Jee, compañero, jee, jee!
¡Un toro azul por el agua!
¡Ya apenas si se le ve!

A través de los siglos,
por la nada del mundo,
yo, sin sueño, buscándote.

Era en el comedor, primero, era en el dulce
comedor de los seis: Agustín y María,
Milagritos, Vicente, Rafael y Josefa.

A ti, lino en el campo. A ti, extendida
superficie, a los ojos, en espera.
A ti, imaginación, helos u hoguera,

Sobre la luna inmóvil de un espejo,
celebra una redonda cofradía
de verdes pinos, tintos de oro viejo,

Anémona encantada
enamorada.
Orquídea despeinada

Cuando abre sus piernas Altair
en la mitad del cielo,
fulge en su centro la más bella noche

Es cuando golfos y bahías de sangre,
coagulados de astros difuntos y vengativos,
inundan los sueños.

Un año, ya dormido,
alguien quien no esperaba
se paró en mi ventana.

Feo, de hollín y fango.
¡No verte!
Antes, de nieve, áureo,

Para que yo anduviera entre los nudos de las raíces …
y las viviendas óseas de los gusanos.
Para que yo escuchara los crujidos descompuestos de

A ti, nocturno, por la luz herido,
luz por la sombra herida de repente;
arrebatado, oscuro combatiente,

Perdido está el andaluz
del otro lado del río.
-Río, tú que lo conoces:

Cántico de cánticos.
Cantar de cantares.
Canción de canciones.

Cúbreme, amor, el cielo de la boca
con esa arrebatada espuma extrema,
que es jazmín del que sabe y del que quema,

A la Virgen, un collar
y al niño Dios, un anillo,
Platerillo no te los podré pagar,

Like us on Facebook?