Paraíso perdido

Paraíso perdido

by Rafael Alberti

A través de los siglos,
por la nada del mundo,
yo, sin sueño, buscándote.

Tras de mí, imperceptible,
sin rozarme los hombros,
mi ángel muerto, vigía.
.
¿Adónde el Paraíso,
sombra, tú que has estado?
Pregunta con silencio.

Ciudades sin respuesta,
ríos sin habla, cumbres
sin ecos, mares mudos.

Nadie lo sabe. Hombres
fijos, de pie, a la orilla
parada de las tumbas,

me ignoran. Aves tristes,
cantos petrificados
en éxtasis el rumbo,

ciegas. No saben nada.
Sin sol, vientos antiguos,
inertes, en las leguas
por, andar, levantándose
calcinados, cayéndose
de espaldas, Poco dicen.

Diluidos, sin forma
la verdad que en sí ocultan,
huyen de mí los cielos.

Ya en el fin de la Tierra,
sobre el último filo,
resbalando los ojos,
muerta en mí la esperanza,
ese pórtico verde
busco en las negras simas.

¡Oh boquete de sombras!
¡Hervidero del mundo!
¡Qué Confusión de siglos!

¡Atrás, atrás! ¡Qué espanto
de tinieblas sin voces!
¡Qué Perdida mi alma!

-Ángel muerto, despierta.
¿Dónde estás? Ilumina
con tu rayo el retorno.

Silencio. Más silencio.
Inmóviles los pulsos
del sinfín de la noche.

¡Paraíso perdido!
Perdido por buscarte,
yo, sin luz para siempre.

comments powered by Disqus
     

Miscellany

Rafael-alberti


Other poems by Rafael Alberti (read randomly)


Siempre es todo ojos.
No te quita los ojos.
Se come las palabras con los ojos.

A un niño, a un solo niño que iba para piedra noctu …
para ángel indiferente de una escala sin cielo...
Mirad. Conteneos la sangre, los ojos.

Mar, aunque soy hijo tuyo,
quiero decirte: "!Hija mía!
Y llamarte, al arrullarte:

Verde, lenta, la tortuga.
¡Ya se comió el perejil,
la hojita de la lechuga!

- Un portal.
- No lo tenemos.
- Por una noche.

Ojalá que las hojas no te toquen el cuerpo cuando c …
para que no las puedas convertir en cristal.
Ojalá que la lluvia deje de ser milagro que...

Oh tú mi amor, la de subidos senos
en punta de rubíes levantados
los más firmes, pulidos, deseados,

Soy Pinochet, el Funeral Verdugo,
el gran Funeralísimo chileno.
Tengo por alma un batallón de cieno

«Yo me siento muy andaluz, pero no de esa manera lo …

Cuando abre sus piernas Altair
en la mitad del cielo,
fulge en su centro la más bella noche

Llevaba un seno al aire, y en las manos
-nieve roja- una crespa clavelina.
Era honor de la estirpe gongorina

El diablo hocicudo,
ojipelambrudo,
cornicapricudo,

Decidme de una vez si no fue alegre todo aquello
5 x 5 entonces no eran todavía 25
ni el alba había pensado en la negra existencia de

Hombres de mar,
eterno buscador que nunca encuentra,
en el horizonte azulado del cielo y mar

La primavera ha venido
dejando en el olivar
un libro en cada nido.

l
Pensad en aquella hora:
cuando se rebelaron contra un rey en tinieblas

Luna mía de ayer, hoy de mi olvido,
ven esta noche a mí, baja a la tierra,
y en vez de ser hoy luna de la guerra,

Like us on Facebook?