El boulevard de los sueños rotos

Favorito, 1 vez

El boulevard de los sueños rotos

por Joaquín Sabina

En el bulevar de los sueños rotos
vive una dama de poncho rojo,
pelo de plata y carne morena.
Mestiza ardiente de lengua libre,
gata valiente de piel de tigre
con voz de rayo de luna llena.

Por el bulevar de los sueños rotos
pasan de largo los terremotos
y hay un tequila por cada duda.
Cuando Agustín se sienta al piano
Diego Rivera, lápiz en mano,
dibuja a Frida Kahlo desnuda.

Se escapó de una cárcel de amor,
de un delirio de alcohol,
de mil noches en vela.
Se dejó el corazón en Madrid
¡quien supiera reír
como llora Chavela!

Por el bulevar de los sueños rotos
desconsolados van los devotos
de San Antonio pidiendo besos.
Ponme la mano aquí Macorina
rezan tus fieles por las cantinas,
paloma negra de los excesos.

Por el bulevar de los sueños rotos
moja una lágrima antiguas fotos
y una canción se burla del miedo.
Las amarguras no son amargas
cuando las canta Chavela Vargas
y las escribe un tal José Alfredo.

Se escapó de una cárcel de amor,
de un delirio de alcohol,
de mil noches en vela.
Se dejó el corazón en Madrid
¡quien supiera reír
como llora Chavela!

comments powered by Disqus
   

Misceláneas


Otros poemas de Joaquín Sabina (leer al azar)


Tus pies bailan un tango con mi pasado,
tus cejas son las rejas de una prisión,
tus labios son el fuego por duplicado,

Otro jueves negro en el Wall Street Journal,
desde el veintinueve la bolsa no hace crack,
cierra la oficina

Doble o nada a la carta mas urgente
sin código, ni tribu, ni proyecto,
mi futuro es pretérito imperfecto,

Como fumo demasiado
mi voz se empieza a quebrar,
sueno tan desafinado:

Nunca olvidabas festejar a Olvido,
a Berlanguita, a Cela, a Ramoncín,
cómo te odiaba viéndome excluido

Corre, dijo la tortuga, atrévete, dijo el cobarde,
estoy de vuelta dijo un tipo que nunca fue a ningun …
sálvame, dijo el verdugo, se que has s...

Y yo que hasta ayer
solo fui un holgazán,
soy soy guardián

Llaman al timbre, salgo a mirar,
y abro la puerta y estas ahí,
dulce regalo que Satanás,

Aquel año mayo duró doce meses
tú y yo acabábamos de nacer
y un señor muy serio moría del disgusto

Capo en primer trate
Ya no cierro los bares, ni hago tantos excesos.
Cada vez son más tristes las canciones de amor.

Ahora que nos besamos tan despacio,
ahora que aprendo bailes de salón,
ahora que una pensión es un palacio,

Malditas sean las cuentas al contado,
los tipos de interés, el finiquito,
las leyes de la selva del mercado,

Aparta tu nariz de mis asuntos,
saca tu pagaré de tu alcancía,
estoy más solo cuando estamos juntos

Te gusta Poeticous en Facebook?