El boulevard de los sueños rotos

Favorito, 1 vez

El boulevard de los sueños rotos

por Joaquín Sabina

En el bulevar de los sueños rotos
vive una dama de poncho rojo,
pelo de plata y carne morena.
Mestiza ardiente de lengua libre,
gata valiente de piel de tigre
con voz de rayo de luna llena.

Por el bulevar de los sueños rotos
pasan de largo los terremotos
y hay un tequila por cada duda.
Cuando Agustín se sienta al piano
Diego Rivera, lápiz en mano,
dibuja a Frida Kahlo desnuda.

Se escapó de una cárcel de amor,
de un delirio de alcohol,
de mil noches en vela.
Se dejó el corazón en Madrid
¡quien supiera reír
como llora Chavela!

Por el bulevar de los sueños rotos
desconsolados van los devotos
de San Antonio pidiendo besos.
Ponme la mano aquí Macorina
rezan tus fieles por las cantinas,
paloma negra de los excesos.

Por el bulevar de los sueños rotos
moja una lágrima antiguas fotos
y una canción se burla del miedo.
Las amarguras no son amargas
cuando las canta Chavela Vargas
y las escribe un tal José Alfredo.

Se escapó de una cárcel de amor,
de un delirio de alcohol,
de mil noches en vela.
Se dejó el corazón en Madrid
¡quien supiera reír
como llora Chavela!

comments powered by Disqus
   

Misceláneas


Otros poemas de Joaquín Sabina (leer al azar)


Después de toda una vida de oficina y disimulo
Después de toda una vida sin poder mover el culo
Después de toda una vida viendo a la gente decente

Hay mujeres que arrastran maletas cargadas de lluvi …
hay mujeres que nunca reciben postales de amor,
hay mujeres que sueñan con trenes llenos...

Estábamos en lo mejor
cuando sonó el despertador
como un jarro de agua fría.

En Buenos Aires brilla el sol
y un par de pibes, en la esquina
inventan una solución.

Del imperio austro-húngaro, estreñido,
por falta de sonrisas verticales,
a Tombuctú, provincia del olvido,

No me busques detrás de la camisa,
el orin del azogue borda un fleco
circunflejo en mis cejas, gesto hueco

El joven aprendiz de pintor que ayer mismo
Juraba que mis cuadros eran su catecismo
Hoy, como ve que el público empieza a hacerme caso,

Una gota de sangre en MTV,
un cadáver conectado a Internet,
Mona Lisa llorando en el jardín,

No soy un fulano
con la lágrima fácil,
de esos que se quejan sólo por vicio.

Ay Carmela, me duelen tus ojos,
sembrando rastrojos
canela en la nieve.

Lidia abona un jardin ajardinado,
Lidia zurce el jiron de una bandera,
Lidia, siempre que emigra de Belgrado,

Benditos sean los ceros a la izquierda,
los vuelos regular tirando a mal,
los de viva el Atleti manque pierda,

Las gafitas de las pecas,
con complejo de muñeca
desconchada

Te gusta Poeticous en Facebook?