La fé en el porvenir (1877)

La fé en el porvenir

by Salomé Ureña

A la Sociedad «Amigos del País»
Cual gladiador valiente
que al circo peligroso se abalanza
y lidia tenazmente,
trémulo de valor y de esperanza,
y sólo cesa en la tremenda lucha
cuando aclamarse vencedor escucha;
tal, de entusiasmo llena,
se lanza audaz la juventud fogosa
con pecho firme en la vital arena.
El alma generosa,
de impaciencia y ardor estremecida,
rasgar intenta del futuro el velo,
penetrar los misterios de la vida,
salvar los mundos, escalar el cielo.

Eterna soñadora
de triunfos y grandezas inmortales,
con viva luz sus horizontes dora.
Decidle que ideales
son los portentos que su mente crea,
que es vana la esperanza que la agita:
triunfante el orbe mostrará su idea
si le infunde valor la fe bendita.

¡Ah, no la detengáis! Dejad que ardiente
de su noble ambición el rumbo siga;
dejadla al cielo levantar la frente;
dejad que un rayo de esa lumbre amiga
su corazón encienda,
y la veréis inquebrantable, osada,
por el honor y la virtud llevada,
lauros segar en su espinosa senda.

Si el arte peregrino
con sus prodigios mágicos la alienta,
dejadla proseguir en su camino;
que allá a lo lejos brilladora palma
un futuro de gloria le presenta,
y a conquistarla volará su alma.

Si al campo de la ciencia
con entusiasta admiración la guía
ansiosa de saber su inteligencia,
espacio dadle, y triunfadora un día
veréis cuál se levanta,
leyes dictando a la creación entera,
la tierra a sujetar bajo su planta
y a medir de los astros la carrera.

Dejadla proseguir. ¡Ay del que nunca
sintió inflamarse en entusiasmo santo,
y de la Patria la esperanza trunca!
Miserable existir, inútil vida
la que se aduerme en el error, en tanto
que en lucha activa se estremece el mundo,
siguiendo tras la luz apetecida
de gloria y bienestar germen fecundo.

Avanza ¡oh juventud! lucha, conquista
del bien supremo la eminente cumbre,
tiende al futuro la impaciente vista,
y a la fulgente lumbre
que allá te muestra tu inmortal anhelo,
con la virtud por guía,
sigue inspirada de tu mente el vuelo
y llévete do quieras tu osadía.

Atleta infatigable,
del bien y el mal en la contienda ruda,
te alzarás invencible, formidable,
si el entusiasmo, si la fe te escuda.
Que atraviese tu voz el aire vago
las almas convocando a la victoria:
tuya es la lucha del presente aciago,
tuya será del porvenir la gloria.

comments powered by Disqus
       

Miscellany

Salome-ure%c3%b1a-de-henriquez-poeta-dominicana


Other poems by Salomé Ureña (read randomly)


¿Por qué te asustas, ave sencilla?
¿Por qué tus ojos fijas en mí?
Yo no pretendo, pobre avecilla,

Ayer no más, al beso
de maternal ternura peregrina,
la vida te sonrió con embeleso,

Desgarra, Patria mía, el manto que vilmente,
sobre tus hombros puso la bárbara cueldad;
levanta ya del polvo la ensangrentada frente,

A la Sociedad «Amigos del País»
Cual gladiador valiente
que al circo peligroso se abalanza

Mi Pedro 1897

Mi Pedro no es soldado; no ambiciona
de César ni Alejandro los laureles;
si a sus sienes aguarda una corona,

Quiero contarte, dueña del alma,
las tristes horas de mi dolor;
quiero decirte que no hallo calma,

La mirada sin luz, la mente ansiosa,
corto el aliento al pecho,
en ruda agitación se va la vida...

A la sociedad “La juventud”,
No basta a un pueblo libre
la corona ceñirse de valiente;

Ruinas 1876

Memorias venerandas de otros días,
soberbios monumentos,
del pasado esplendor reliquias frías,

Espíritu creador, numen fecundo
que en incansable actividad dilatas
de tu excelso poder las maravillas,

Llega en buen hora, mas no presumas
ser de estos valles regio señor
que en el espacio mueren tus brumas

Torna a morir el sol. Así pasando
van de tu ausencia los terribles días,
en mi semblante pálido marcando

¡Oh, tú, que errante vagas, ausente de tus lares,
vertiendo en tristes notas tu amarga decepción!
Escúchame un momento, da tregua a tus pesares

Sin brillo la mirada,
bañado el rostro en palidez de muerte,
casi extinta la vida, casi inerte,

¡Levántate, alma mía,
por el materno amor transfigurada,
y a los confines del espacio envía

¡Hace ya tanto tiempo...! Silenciosa
sí, indiferente no, Patria bendita,
yo he seguido la lucha fatigosa

Nuestro dulce primogénito,
que sabe sentir y amar,
con tu recuerdo perenne

Aquí, a la sombra tranquila y pura
con que nos brinda grato el hogar,
oye el acento de la ternura

Cuando los vientos murmuradores
llevan los ecos de mi laúd
con los acentos de mis amores

Like us on Facebook?