Salomé Ureña (Salomé Ureña de Henriquez, Oct 21, 1850 - Mar 06, 1897)

Salomé Ureña
27 0  
Poemas Seguidores  

    Salomé Ureña es de esos seres humanos que llegan y se perpetúan en el corazón de los pueblos, porque sus obras son huellas perennes que logran su consagración con las causas patrióticas.
    Sus poemas son cantos de amor y de patriotismo, testimonios además de que la mujer en toda la historia de nuestra República Dominicana, ha jugado un papel protagónico en la defensa de la identidad y los valores que nos definen como nación.
        (www.lainformacion.com.do)

Salomé Ureña de Henríquez (21 de octubre de 1850 - 6 de marzo de 1897) fue una reverenciada poetisa y educadora dominicana, siendo una de las figuras centrales de la poesía lírica del siglo XIX e innovadora de la educación femenina en su país.

Alumna aventajada de Eugenio María de Hostos, sus obras se centran en el amor a la patria y en su entorno familiar. Aunque no escribía muy a menudo, logró llamar la atención de gran parte de Latinoamérica por la profundidad de sus obras. Entre sus trabajos más notables se encuentran: "A La Patria", "El Ave y El Nido", "Sombras", entre otros.

Ureña nació en Santo Domingo, República Dominicana el 21 de octubre de 1850. Era hija del abogado y también escritor Nicolás Ureña de Mendoza y Gregoria Díaz de León, quien dio a su hija sus primeras lecciones educativas. A temprana edad, Salomé fue influenciada también por la literatura. Su padre le enseñó las obras clásicas de autores españoles y franceses que ayudaron a la joven Salomé a desarrollar su propia carrera.

Comenzó a escribir sus versos a los quince años de edad, publicando posteriormente sus primeras obras a la edad de diecisiete años y haciéndose conocida por su espontaneidad y ternura. En 1867 publicó sus primeras obras bajo el seudónimo Herminia, nombre que usó hasta 1874. Mientras iba pasando el tiempo se volvía más trágica y triste con poemas como "En horas de angustia" o muy patriótica y fuerte en poemas como "A La Patria" y "Ruinas".

En los años posteriores incluiría temas de su propia vida en sus poesías, como se puede ver en "Mi Pedro" (dedicada a su hijo, tal vez su poema más cariñoso), "La llegada del invierno", y un libro que se hizo muy popular llamado "Esteban", donde habla de su país, su familia, las plantas y flores, y de la propia isla.

Instituto de Señoritas

Alrededor de 1881, Salomé fue animada por su marido para abrir el primer centro de educación superior para mujeres jóvenes en la República Dominicana, lo cual hizo el 3 de noviembre de ese año bajo el nombre de Instituto de Señoritas. En los próximos cinco años, las primeras seis mujeres se graduaron de maestras en el Instituto, algo poco común en ese momento. Años después de su muerte, el instituto fue bautizado con su nombre.

Vida personal

El 11 de febrero de 1880, a la edad de veintinueve años, se casó con el Dr. Francisco Henríquez y Carvajal (más tarde presidente de la República Dominicana), quien también fue escritor, y una figura importante en la política.1 Tuvo cuatro hijos con él: Francisco, Pedro, Max y Camila. Sus hijos más tarde se convertirían en figuras altamente respetadas de la literatura contemporánea de mediados y finales del siglo XX como escritores, filósofos, poetas, humanistas y críticos de arte.

Muerte y legado

Ureña murió debido a complicaciones de tuberculosis en 1897, a la edad de 46 años. Fue enterrada en la Iglesia de Nuestra Señora de las Mercedes, y trasladada en 1972 al Panteón de la Patria.

Es considerada por muchos como la escritora más excelsa de la República Dominicana; inyectaba profundos sentimientos en cada uno de sus poemas. Salomé no fue solo una prominente escritora y educadora dominicana, sino también una gran luchadora por la igualdad de derechos entre mujeres y hombres. Su lucha la convirtió en una mártir en su país y es recordada por su arduo trabajo en favor de la educación femenina.

Acerca de ella se ha escrito mucho y sus poemas forman parte del patrimonio literario dominicano.

Obras

Su obra poética, cerca de sesenta composiciones, incluyen la épica y la lírica, entre los que se incluyen:

• 1873 - "La gloria del progreso"
• 1876 - "Ruinas"
• 1877 - "La llegada del invierno"
• 1878 - "La fe en el porvenir"
• 1880 - "Anacaona"
• 1880 - "Poesía de Salomé Ureña de Henríquez"
• 1881 - "Sombras"
• 1897 - "Mi Pedro"

Otras obras:

• "Sueños"
• "¡Padre mío"!
• "Quejas"
• "Tristezas"
• "En el nacimiento de mi primogénito"
• "Impresiones"
• "El ave y el nido"
• "El cantar de mis cantares"
• "Luz"
• "Melancolía"
• "A mi madre"
• "Amor y anhelo"
• "Angustias"
• "Las horas de angustias"
• "Caridad"
• "A La Patria"
• "Mi ofrenda a la Patria"
• "A Quisqueya"
• "En Defensa de la Sociedad"

Trivia
Salomé tiene ascendencia canaria por parte materna.

Sus padres se separaron en la década de 1850.

En 1854 con tan sólo cuatro años de edad, ya sabía leer.

Sus obras tienen influencia tanto de España como de Francia.

En 1878, es condecorada con una medalla por la sociedad Amigos del Paí­s.

Salomé fue muy amiga del ex presidente y clérigo dominicano Fernando Arturo de Meriño, siendo su esposo funcionario durante su gobierno.

Es considerada la primera gran poetisa de la República Dominicana.

Junto a José Joaquín Pérez y Gastón Fernando Deligne, son las figuras más prominentes de su generación.

Su poema "Mi Pedro" es dedicado a su hijo Pedro Henríquez Ureña; y "Sombras" al gobierno de Fernando Arturo de Meriño (1880-1882).

Su obra "Poesía de Salomé Ureña de Henríquez" de 1880, fue la primera colección de poesías publicada por una mujer dominicana.

Dejó la literatura en 1881 para dedicarse de lleno a la pedagogía.

Su Instituto de Señoritas fue cerrado en 1893 por órdenes del dictador Ulises Heureaux.

En su honor, existe una institución de educación superior llamada "Instituto Superior de Formación Docente Salomé Ureña", un centro educativo unisex.
El 21 de octubre fue declarado Día del Poeta en su honor.

Referencias

Wikipedia - http://es.wikipedia.org/wiki/Salomé_Ureña

La Información - www.lainformacion.com.do/noticias/tendencias/16364/salome-urena:-patrimonio-cultural-permanente-de-la-patria


Misceláneas


       

Poemas de Salomé Ureña (leer al azar)


Ayer no más, al beso
de maternal ternura peregrina,
la vida te sonrió con embeleso,

¿Por qué te asustas, ave sencilla?
¿Por qué tus ojos fijas en mí?
Yo no pretendo, pobre avecilla,

A la sociedad “La juventud”,
No basta a un pueblo libre
la corona ceñirse de valiente;

Desgarra, Patria mía, el manto que vilmente,
sobre tus hombros puso la bárbara cueldad;
levanta ya del polvo la ensangrentada frente,

A la Sociedad «Amigos del País»
Cual gladiador valiente
que al circo peligroso se abalanza

Ruinas 1876

Memorias venerandas de otros días,
soberbios monumentos,
del pasado esplendor reliquias frías,

Mi Pedro 1897

Mi Pedro no es soldado; no ambiciona
de César ni Alejandro los laureles;
si a sus sienes aguarda una corona,

Quiero contarte, dueña del alma,
las tristes horas de mi dolor;
quiero decirte que no hallo calma,

La mirada sin luz, la mente ansiosa,
corto el aliento al pecho,
en ruda agitación se va la vida...

Llega en buen hora, mas no presumas
ser de estos valles regio señor
que en el espacio mueren tus brumas

Espíritu creador, numen fecundo
que en incansable actividad dilatas
de tu excelso poder las maravillas,

Torna a morir el sol. Así pasando
van de tu ausencia los terribles días,
en mi semblante pálido marcando

¡Oh, tú, que errante vagas, ausente de tus lares,
vertiendo en tristes notas tu amarga decepción!
Escúchame un momento, da tregua a tus pesares

¡Levántate, alma mía,
por el materno amor transfigurada,
y a los confines del espacio envía

¡Hace ya tanto tiempo...! Silenciosa
sí, indiferente no, Patria bendita,
yo he seguido la lucha fatigosa

Sin brillo la mirada,
bañado el rostro en palidez de muerte,
casi extinta la vida, casi inerte,

Nuestro dulce primogénito,
que sabe sentir y amar,
con tu recuerdo perenne