(Este fue soneto escrito en la cárcel por el poeta venezolano Alfredo Arvelo Larriva y dedicado a Don Francisco de Quevedo.)