Triste loco de atar el que ama menos
le llama al que ama más;
y terco impenitente, al que no olvida
el que puede olvidar.
 
Del rico el pobre en su interior maldice,
cual si él rico no fuera si pudiese,
y aquél siente hacia el pobre lo que el blanco
hacia las razas inferiores siente.

En las orillas del Sar (1884)

  • 0
  • 0
  •  
  •  
Entrar para comentar...
Email

Otras obras de Rosalía de Castro...